Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡A LA CUBANA! Zulianos no pueden comprar alimentos regulados más de UNA VEZ por semana

Al entrar en cualquiera de los establecimientos de las principales cadenas de consumo masivo en el estado Zulia, lo primero que consiguen los consumidores es una alcabala para verificar su huella dactilar. Pronto está será una realidad en toda nuestra Venezuela.

escasez-colas-comprar-racionamiento-2

Si la persona ya está registrada debe pasar por la estación de verificación. Si no lo ha hecho, debe completar el proceso que a lo sumo tarda cinco minutos, mientras las huellas son verificadas con la plataforma del CNE. Luego puede pasar a comprar, no la cantidad que quiere, sino lo que la Gobernación del Estado Zulia ha definido como parámetros de compras aceptables por persona.

Desde hace cuatro semanas, en algunos establecimientos de las seis principales cadenas de supermercados de esa región, se está implementando el plan piloto del Sistema Biométrico, a través del cual se controla con la huella dactilar la venta de una determinada cantidad de productos por persona. El objetivo, según han declarado las autoridades y que suscriben los empresarios locales, es frenar las compras “excesivas” de productos que luego se destinan a la reventa y al contrabando hacia Colombia.

Las máquinas captahuellas están operando en 36 supermercados, 34 en Maracaibo y dos en la Costa Oriental del Lago, repartidos entre las cadenas Enne, Centro 99, Súper Latino, Súper Market y De Cándido. En cada punto de venta hay entre dos y tres puntos de registro.

Los zulianos pueden comprar productos regulados una vez a la semana, en unas cuotas que fueron definidas a partir de tres criterios: base de consumo diario del INE; compras semanales; y consulta a los supermercados, así lo reseña El Universal.

Las restricciones en las ventas de alimentos, productos de higiene y limpieza se aplican desde el 22 de julio de este año, y se activan los lunes de cada semana hasta el domingo. En ese lapso, los consumidores pueden comprar las cantidades definidas por la comisión especial de seguridad alimentaria de la gobernación: cuatro kilos de harina de maíz y de trigo; dos de café, de azúcar o de leche; cuatro de arroz; dos litros de aceite, entre los de mayor demanda.

En principio, quienes querían comprar productos básicos debían registrarse en cada cadena a donde acudían a comprar, porque el Sistema de Venta de Productos Regulados (Sivpre) no estaba interconectado. La Asociación Zuliana de Supermercados y Autoservicios (Azusa) asegura que desde hace 15 días quienes compran en una cadena aparecen reseñados en las otras.

Las personas que no desean comprar productos de las 20 categorías reguladas no deben registrarse ni colocar la huella cada vez que acudan a comprar.

En la práctica

La implementación del Sistema Biométrico para restringir las ventas ha sido asumida con resignación por el consumidor. Consideran que si va a permitir que puedan comprar los productos básicos, pues “bienvenido sea”.

“Yo creo que podemos probar a ver si funciona, porque antes con las colas no podía comprar. Una vez llegué a las 10 de la mañana y salí a las 4 de la tarde, y lo que venía era a comprar pan y queso. El registro es rápido, lento es el proceso para pagar”, señaló Ricardo Fuentes, en un supermercado ubicado en Delicias Norte.

En las puertas de los supermercados en Maracaibo ya no se observan largas colas, pero sí dentro de los establecimientos. Los consumidores conservan el hábito de concentrarse en los pasillos a esperar que los productos salgan del depósito.

William Chacín, gerente de Mercadeo de las Tiendas Enne, desestimó que con las restricciones en las ventas estén coartando el consumo de la población, y señaló que aunque las ventas son semanales las familias pueden comprar en cantidades que superan el consumo promedio.

“La familia tipo es de cuatro personas y cada una puede, por citar un ejemplo, comprar cuatro kilos de harina. Eso suma 20 kilos de harina a la semana que está por encima del consumo de cualquier familia”, expresó Chacín.

A su juicio, el objetivo del sistema se ha cumplido: reducir las colas, liberar los puntos de venta y aumentar la permanencia de los productos en los anaqueles.

“Los productos han venido llegando, unos con mayor intermitencia que otros. Productos que debían durar una semana duraban medio día, ahorita duran tres días, incluso se montan los despachos y podemos llenar los anaqueles que antes no podíamos. Con lo que hemos estado recibiendo hay suficiente cantidad para abastecer el estado”, afirmó Chacín.

La permanencia de los productos en los anaqueles se debe en su mayoría a la administración que hacen del abastecimiento a través del control de las captahuellas.

Al recorrer los pasillos se pueden ver anaqueles llenos en su totalidad pero de un solo producto, no hay variedad de marcas ni presentaciones.

Productos como harina precocida de maíz tradicional, leche en polvo, aceite, jabón de baño, detergente, champú, pañales, no se consiguen con regularidad. En un recorrido realizado por este diario en supermercados de Maracaibo sólo se evidenciaron en un comercio.

Este sistema que está siendo implementado en el estado Zulia se replicarán en los estados fronterizos, a finales de noviembre.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend