Descarga las aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad). Únete al canal de Telegram.

¡DESESPERANTE! Difunden la angustiosa llamada de un joven que murió por falta de asistencia médica

Este jueves 7 de noviembre fue divulgada la grabación de una llamada telefónica que reveló cómo murió un joven de 24 años por falta de asistencia médica.

Telemadrid

Aitor García Ruíz falleció el 14 de enero de 2018 por muerte cerebral después de que el Summa 112 se negara a enviar una UVI Móvil asegurando que el chico respiraba perfectamente, pese a que él y su madre estaban avisando que el chico se estaba ahogando.

De acuerdo con esto, García Ruíz comenzó a sentir que no podía respirar y su madre llamó a Summa 112 para pedir ayuda.

“La asfixia estaba causada por un trombo pulmonar no diagnosticado, y el joven pronto entró en parada cardiorrespiratoria. En ese estado permaneció 23 minutos, un tiempo en que pasó sin riego cerebral y en el que solo fue atendido por una ambulancia sin médico”, reseñó la Sexta.

Cuando llegó la UVI Móvil era demasiado tarde, el joven había quedado con muerte cerebral y unos días después falleció.

Los padres del joven piden una indemnización de 175.000 euros a la Comunidad de Madrid de quien depende Summa 112.

En la primera llamada la progenitora explicó que su hijo no podía respirar y que ya se había desmayado antes, mientras que el médico insiste en que el muchacho respiraba “perfectamente” y le pregunta frecuentemente si había tomado alguna sustancia.

Así fue exactamente la llamada entre la madre de Aitor y un médico del Summa 112:

– Madre: Mire, es que se ha levantado el chico y se ha mareado al levantarse. Yo estaba en la cocina y le he sentido caerse.

– Médico: Sí.

– Madre: Y, entonces, un sudor enorme. Ahora se ha quedado más bien frío, pero con un sudor enorme.

– Médico: ¿Él está en tratamiento de algo?

– Madre: No, no. De momento no está en tratamiento de nada.

– Médico: Ha tenido un síncope entonces.

– Madre: Y está como, como… Dice que no puede respirar.

– Médico: Vale. Pásemelo al teléfono, por favor.

– Madre: ¿A quién?, ¿al chico?

– Médico: Claro.

– Madre: No puedo, no puedo.

– Médico: Es que tiene que hablar con el médico. ¿No tiene un móvil, y la llamo yo?

– Madre: ¡Si él no puede, si él está en la…!

– Médico: Señora, si estuviera en el hospital ahora mismo con un médico allí, ¿tendrá que hablar con él o no?

– Madre: Bueno, pero usted…

– Médico: Da igual que sea por teléfono o lo que sea, tiene que hablar con el médico.

– Madre: Él dice que no puede respirar y que…

– Médico: Bueno, ya, pero yo necesito evaluarlo. Señora, porque él puede necesitar una UVI, puede necesitar un ingreso hospitalario o puede necesitar un médico…

– Madre: (A su hijo) Mira, que dice el médico que tienes que hablar con él, que a ver lo que te pasa…

– Médico: Dígame, qué te ocurre, cuéntame un poquito.

– Aitor: (Desesperado) Me ahogo…

– Médico: Yo no te escucho que te ahogues. ¿Has estado nervioso o algo?

– Aitor: (Sin vocalizar bien) No…

– Médico: Entonces, ¿estás en tratamiento de alguna cosa?

– Aitor: (Sin vocalizar) No puedo… Me ahogo…

– Médico: A ver, pásame a tu mamá.

– Aitor: (Sin vocalizar) No puedo…

– Médico: Pásame a tu mamá.

– Madre: Mire usted como está.

– Médico: No, respira perfectamente. ¿Está en tratamiento psiquiátrico de algo?

– Madre: (Al fondo, Aitor grita: “Me ahogo, no puedo”) No, no, de nada.

– Médico: ¿De nada? ¿Ha tomado alguna d…?, ¿alguna…?

– Madre: No, mire, si ayer ni salió ni nada. Estuvo aquí en casa metido todo el día…

– Médico: Bueno, irá un médico a verlo y tendrá lo que sea. No lo sé, pero ¿no puede ser que haya tomado algo?

– Madre: No, no…

– Médico: ¿Algún medicamento o algo?

– Madre: No.

– Médico: Pues respira perfectamente, ¿eh? Que respira perfectamente…

– Madre: Pues él dice que no puede respirar.

– Médico: Él dice lo que quiera, pero respira perfectamente porque habla perfectamente, ¿vale?

– Madre: Pues, mire usted, yo no sé lo que…

– Médico: Bueno, irá un médico a verlo, pero él sí respira.

– Madre: Yo no sé.

– Médico: Sí, respira. Venga, hasta luego. Parece más bien que está tocado de algo. No sé. Vamos a ir a verlo. Venga, hasta ahora.

Redacción Maduradas con información de La Sexta.

Lea también:
¡DIRECTA! “Se darán cuenta de que lo destruyeron todo”: El duro mensaje de Tamara Sujú sobre los actos de vandalismo en Chile

Top