Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡MÁS PICANTES QUE NUNCA! Aquí tienes los recientes runrunes de Bocaranda

ALTO

CADIVI:

Tras la consolidación de la fuerza de Nicolás Maduro y el Frente Francisco Miranda en el congreso del PSUV las cartas estarán echadas para meter presos a dos militares -uno activo otro retirado- que manejaron la entrega de dólares a múltiples empresas de maletín como quedó claro en la investigación que desde El Nacional hicieron sus periodistas. La documentación que respaldó dicho trabajo fue la denuncia que hiciera tanto el ministro de finanzas Jorge Giordani como la ex presidenta del BCV Edmeé Betancourt, entregada a la presidencia de la República y nunca procesada por los dos presidentes de estos 15 años. Manuel Barroso y Félix Osorio estarían en la mira del sector civil rojo que se opone al creciente poder militar en todos los órdenes de la administración pública. El 80% de los cargos directivos de Cadivi estuvieron en manos uniformadas desde que se implementó el control de cambio. La no publicación de las listas de las empresas que se birlaron más de 50 mil millones de verdes billetes obedece al padrinazgo…

Nelson Bocaranda Periodista Venezolano

MEDIO

¿GUERRA ECONÓMICA?:

Sin tanques ni infantería, nadie ha visto un sukhoi. Pero a juzgar por las veces que los voceros del Gobierno mencionan la “guerra económica”, en Venezuela se vive un conflicto de dimensiones de cualquier cola del Bicentenario cuando hay leche. Mientras más nombran la supuesta batalla, peor se encuentran los índices de inflación y escasez. En los últimos 4 años, el Gobierno utilizó el término casi 600 veces. Pero no solo coincide con los picos más fuertes de la crisis, también reaparece con fuerza cerca de anuncios de medidas como el “Dakazo” -contra la especulación (noviembre de 2013)- o el lanzamiento del Sistema Complementario de Adquisición de Divisas, Sicad II (enero y febrero de 2014), considerado como una nueva devaluación del bolívar. El primero en lanzar la “ofensiva” del término fue el entonces presidente Hugo Chávez, el 2 de junio de 2010. Desde entonces y hasta el 15 de julio de 2014, la guerra económica se mencionó 597 veces por la vocería gubernamental. De ese total, 588 (99%) de las repeticiones se registraron a partir de 2013, con la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia, de acuerdo con el análisis que hizo el Equipo de Investigación de nuestro portal www.Runrun.es (está en la web) sobre las declaraciones de voceros oficiales, reseñadas por el Sistema Nacional de medios públicos (Sibci). En 2010 hubo 9 menciones. Ninguna en 2011 y 2012. Pero en 2013, con inflación de 56,2%, se llegó a 350 y en 2014, con el INPC en 60,9%, se usó 238 veces. La denominación -de origen rojo rojito- es otra de las tantas farsas de la propaganda oficial. Esa “guerra económica” no siempre tuvo el mismo enemigo. En cuatro años, el gobierno cambió su concepción según las circunstancias. Hugo Chávez la proclamó en contra de cuatro adversarios: la burguesía, Fedecámaras, Consecomercio e Industrias Polar. El trabajo de nuestros colegas descubrió que no solo Maduro y los portavoces del rubro de las finanzas se asumen como máximos portavoces del epíteto. También se han sumado funcionarios de áreas tan distintas como los ministerios de Salud, Turismo, Educación, Cultura, Comunas, Mujer e igualdad de género, Servicio Penitenciario, Ambiente, Transporte Terrestre, Conatel y hasta Misión Nevado. Loritos rojitos. El detalle más significativo de la investigación es que el ex ministro de Planificación, Jorge Giordani, quien fue el responsable de las políticas económicas de los últimos 15 años nunca mencionó la guerra económica. Ni siquiera en su carta de renuncia y denuncia. La mentira roja tiene piernas muy cortas…

¿LA GASOLINA?:

Conversando ayer con el economista Alexander Guerrero asomaba un aspecto del aumento del combustible referente a los precios y el mercado negro para la gasolina. Para él sería de hecho, “uno de los componentes empaquetados en la “revolución fiscal” del gobierno, redistribuir el ingreso petrolero de quienes tienen vehículos a los que no lo tienen. No está de más recordar que quien tiene el vehículo, está más capacitado en trasferir costos por precio del combustible que quien no lo tiene. Con el efecto perverso que traería la redistribución a estos últimos de fondos extraídos en el precio de la gasolina que apenas alcanzarían para compensar económicamente a los que tendrían que pagar nuevas tarifas de transporte comercial y familiar, un efecto perverso natural del Estado/gobierno cuando sobre regula y actúa como empresario. La propuesta de busca cubrir la intención del gobierno, que no es el Fondo ni tampoco cubrir pérdidas de PDVSA (después de todo “PDVSA no tiene por qué ser rentable” (Ramírez, dixit) sino a “ahorrar” dólares que no entran en la caja de PDVSA por la descapitalización y caída de la producción y de la capacidad refinadora. Así, para el gobierno su función incrementaría su gastado flujo de divisas, y racionar el petróleo más allá del precio que puedan tener de 2 a 3 Bs por litro, le podría dar cerca de 125.000 barriles/días en divisas, sin necesidad de aumentar los precios en magnitudes considerables, dado que la situación de empobrecimiento y colapso económico se agravaría con potenciales respuestas social y política. Los precios diferenciales según ingreso y vehículo, vendrá en la revolución fiscal del gobierno, y el racionamiento será el desiderátum para que la corrupción llegue a ese mercado, que será el más lucrativo de los mercados negros. Recuérdese los meses del paro petrolero cuando llegó a pagarse por un litro de gasolina más de ¡dos dólares!”. De los 316.000 barriles diarios que se producen van para Cuba 100.000. La mitad los vende Castro a precio de mercado y así subsiste su fracasado modelo comunista. Pero a Cuba, ni con el pétalo…

BAJO

ROJOPINTAS:

Ahora que los amarillos con real están de moda y cuando hasta una gran tienda de Porlamar pareciera haber sido adquirida por un magnate chino pero con socios criollos, me recuerdan lo que en los Andes vienen llamando el “guiso chino eléctrico” en referencia a la “Planta Termoeléctrica de El Vigía Luis Zambrano” que Maduro inauguró recién llegado a la presidencia. La prensa oficiosa, el 16/8/2013, dio cuenta que el Gobierno había ejecutado el 72% de los recursos presupuestados para el proyecto del Fondo Chino –Venezuela y el ministro Jesse Chacón confirmó el desembolso de $ 800 Millones y el pago de $ 762 millones para la puesta en marcha de la primera turbina de 180 megavatios, y los trabajos ya avanzados en 86% para la entrada en funcionamiento de la segunda turbina que generará 150 megavatios”. Hasta hoy se sabe que lo único que han prendido son las calderas. Ni siquiera los técnicos alemanes de la Siemens han podido encender las turbinas. Nadie informa del mega guiso chino-cubano que ya lo ven como otra estafa a la nación. Hay más o menos mil chinos trabajando en la obra que fue un negocio de la época Chávez…

Fuente: Runrun.es

¡No olvides tus comentarios!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend