Descarga las aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad). Únete al canal de Telegram.

¡PARTE EL ALMA! Abuela de 81 años rompe en llanto por las colas y la escasez: “Tengo hambre”

El 24 de julio ni Pdval ni el Supermercado Bicentenario abrieron, pero la gente hizo filas desde la tarde para garantizar un puesto para este sábado.

En Alta Vista, donde están los comercios estatales más surtidos, la venta de harina de maíz, margarina, leche y carne movilizó a cientos de personas que no consiguen “nada” en ningún establecimiento.

ABUELA-llora

En el Pdval de la avenida Guayana la cola comenzó un día antes, a las 4:00 de la tarde. El preludio fue la protesta del jueves, cuando un centenar de personas tumbaron una de las cercas y trancaron la calle para exigir que la venta continuara para todos los que estaban en cola.

No fue distinto este sábado. Poco después de las 11:00 de la mañana y cansados de la espera se formó el alboroto. Los compradores comenzaron a empujar una de las puertas y mujeres intentaron cruzar por encima del portón, lo que obligó la actuación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y que un funcionario, que no quiso identificarse, fungiera como organizador en las adyacencias.

A la fila asistieron personas de todas partes. Madres buscando leche, productores del campo que les falta “todo” en las bodegas, abuelas llorando cansadas de la espera, vendedoras de empanadas, profesores, enfermeras y… revendedores.

Como una abuela que deseaba comprar “lo que haya… tengo hambre”.

– ¿Qué es lo más difícil de conseguir?

– La comida… ¿es triste verdad?

La abuela de 81 años le faltaba poco para entrar, pero quienes salían con bolsas lograron pasar precisamente por el forcejeo que se generó a las afueras.

“Logramos pasar por fuerza, por fuerza porque la gente se llevó el portón pa’ abajo y se vieron obligados a atendernos porque nos tenían a la intemperie”, contó Giomar Orta, un productor del campo que con 500 bolívares compró carne, aceite, papel sanitario, aceite, azúcar y jugo.

No contó con la misma suerte Elys Rangel que desde hace tres semanas busca leche para su hijo de un año. “Cada vez que llego aquí esta es una cola desde las 6:00 de la mañana. ¿Cómo hace uno?: esto es un calvario todos los días”.

Información de Correo del Caroní.

¡No olvide dejar sus comentarios!

Top