Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡CHULOS DE LA PATRIA! Gobiernos sudaméricanos apoyan a Maduro por un “beneficio propio”

Un silencio cómplice y diplomacias falsas ya son más que evidentes en las relaciones políticas que tienen los organismos internacionales y los gobiernos de países cercanos al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando este apela a sus arrebatos y acusaciones injustificadas para desentenderse de algún problema.

cuadro-de-mercosur

Un artículo escrito por Fernando Cvitanic para El Tiempo, explica que la tendencia izquierdista que impera actualmente en la región podría llevar a una cierta conducta comprensiva y cómplice frente al Gobierno bolivariano, sin embargo definir a una izquierda sudamericana es un proceso complicado pues hay distintos perfiles, aunque todos hacen oídos sordos a los arrebatos de Maduro y mantienen un silencio cobarde y cómplice en las múltiples cumbres que se celebran en el continente.

El portal El Venezolano reseña que la compra de votos en algunos países caribeños podría ser la respuesta a esta actitud temerosa pero la descolgada del precio del petróleo y la crisis eterna de la economía venezolana tampoco podrían explicar semejante actitud frente al régimen.

En una revisión de las características de una democracia, en un manual sencillo de ciencia política, aparecería el respeto a la oposición, libertad de prensa, derechos humanos inviolables, sucesión y alternancia en el poder. Tomando un examen rápido de la situación venezolana “es demasiado obvio” que esto no se cumple y mientras tanto la mediocre y cobarde izquierda latinoamericana calla, explica Cvitanic.

La extrema represión a la oposición política con cárcel, la persecución a la prensa opositora acallándola y hostigándola, la politización de las fuerzas armadas evidentemente neutrales en un sistema democrático tradicional dan atisbos del tipo de democracia que se está implementado en Venezuela.

La izquierda, a través de su peregrinar en Sudamérica, siempre se ha mostrado afable y comprensiva con las dictaduras de su misma corriente política; cabe destacar la admiración reverencial por los Castro y un desprecio intransigente por la dictaduras de derecha como la de Pinochet en Chile, por lo que no sorprende esta tibia actitud frente a Maduro.

Los organismos internacionales como la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) tampoco se destacan por su crítica a la singular “democracia” venezolana. El articulista recuerda “el triste papel” del chileno José Miguel Insulza al frente de este organismo. Hasta el fallecido presidente Hugo Chávez lo llamaba insulso y lo acusaba de rehén del imperialismo ante el silencio impotente del secretario general desde Washington.

La intención del régimen venezolano ahora será crear y fortalecer instancias de integración política que no cuestionen su proceder y que sean afines ideológicamente; por estas obvias razones la OEA estorba y los otros países se han integrado a esas nuevas instancias de integración avalando esta política de organismos internacionales no incómodos.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend