Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡DIFERENCIA ABISMAL! La renta petrolera que Venezuela DESPILFARRÓ, Noruega la invirtió

La idea noruega es simplemente genial: poco gas, fuerte inversión en infraestructura y permanente modernización y principalmente proteger la economía noruega de los siempre fluctuantes precios de los commodities y asegurar que sus generaciones presentes y futuras vivan realmente bien.

Noruega, el estado monárquico de Europa septentrional, cuya forma de gobierno es democrática parlamentaria, está entre los cinco exportadores de petróleo del mundo. Y tiene lecciones valiosas que deberíamos aprender.

Alesund-Noruega-Paises-Petroleros-Desarrollados-3-800x533

Su industria petrolera representa una cuarta parte de su PIB desde los años 60, cuando cambió su matriz económica de la industria pesquera a la petrolera, dejando de importar petróleo e impulsando adicionalmente la hidroelectricidad.

Noruega alcanzó a producir 3.4 millones de barriles/día en promedio (2005).

Reorganizó su esquema político, legislativo y normativo en la industria: insertó al Estado en la exploración, producción y comercialización de petróleo a través de su compañía estatal Statoil, cuyas explotaciones son en mayoría off-shore.

Fondo petrolero para sus habitantes

La buena iniciativa de Noruega, de casi seis millones de habitantes, fue que en los 80 creó un “Fondo Petrolero” para administrar gran parte de los ingresos por venta de derivados de hidrocarburos.

El Gobierno de turno no importando de qué partido sea sólo puede gastar una cifra de menos del cinco porciento del dinero generado por la venta de petróleo/gas. Apostaron fuertemente a jugar en portafolios de capital: los recursos de ese Fondo se invierten permanentemente en activos financieros (acciones de otras compañías internacionales, bonos, deuda soberana y otros títulos fuera del país).

Para ello, obviamente, han preparado generaciones de expertos analistas en finanzas energéticas, ejecutivos con enfoque a negocios y políticos que hagan legislación especializada y con visión más allá de gobiernos y más bien pensando en futuro.

La renta petrolera (conceptualmente todos los ingresos por venta de petróleo, gas natural o derivados) que Venezuela y Bolivia “utilizaron” (¿despilfarran?) a mano llena, en Noruega la invierten.

Este juego de negocios (inversiones, bolsa, etc.) -por supuesto con cuidados y análisis del caso- ha generado resultados y rendimientos: lograron el denominado “círculo virtuoso”, vale decir: generar dinero a través del dinero. Y ese “capital semilla” viene de los hidrocarburos.

Este año ese Fondo acumuló más de 828,600 millones de dólares americanos (¡ochocientos mil millones!).

Bolivia apenas tiene 14 mil millones de RIN (reserva internacional neta) que, dicho sea de paso, están acrecentando intereses de bancos fuera de Bolivia, sin generar rendimientos adecuados para el país.

Sólo para anotar: Bolivia desde la gestión 2005 -con los buenos precios internacionales del barril de petróleo y la formalización del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)- recibió cantidades gigantes de dinero por concepto de “renta” (más de la mitad de las exportaciones corresponden al sector hidrocarburos). Lo que no se hizo fue provisionar en un fondo dineros para -por ejemplo- generar rendimientos e inversiones en infraestructura.

Sólo por dar un par de ejemplos latinoamericanos: en Bolivia y en Venezuela se privilegia el gasto corriente, muy poca inversión y casi nada en sectores productivos (alimentos, desarrollo económico). Eso sí: muchas bonificaciones para todo tipo y “misiones” o gasto que a la larga -y cualquier economista sabe- no son rentables ni sostenibles.

Varios análisis independientes confirman que el Estado central boliviano no modernizó ni invirtió en el sector hidrocarburos (que es el generador del dinero boliviano) y tampoco se impulsa la diversificación económica alternativa al gas.

Venezuela no invirtió en PDVSA

Lo mismo ocurre en Venezuela: no hubo inversión en modernizar su actual industria estatal y sus planes de exploración/explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco (el domo petrolero más grande del hemisferio y quizá del mundo) sufrirán retrasos dado que no hay planes de inversión a escala en tecnología y en proyectos de largo plazo. Además de la inmensa deuda con China, en otros acreedores utilizando de garantía la producción petrolera. Ese esquema de negocios no funcionó ni funcionará.

De manera que la renta petrolera (gasífera, en el caso boliviano o petrolero en el caso venezolano) no está siendo bien direccionada, al contrario de Noruega, por ejemplo.

Ojalá que el futuro “pacto fiscal boliviano” redistribuya la porcentualidad y diversifique el destino de la renta de hidrocarburos, pero esta vez orientado no al gasto sino al desarrollo.

Lo mismo para Venezuela: urge una nueva política energética que haga cambios radicales en la producción, refino, comercialización, diversificación y, fundamentalmente, permita ingreso de capitales externos para modernizar ese sector.

Noruega podría distribuir su riqueza

Volviendo a Noruega: podría distribuir para cada uno de sus ciudadanos más de 150,000 dólares generados por la industria energética. Ello muestra que la industria del petróleo/gas, bien direccionada, es bendita y generadora de riqueza.

No vamos a detenernos en otros aspectos de Noruega: su alto desarrollo humano, su educación privilegiada y sus sistemas de salud y democrático que son la envidia de cualquiera; gran parte de los fondos utilizados para ello proviene de la industria del oro negro.

Contrariamente a Venezuela, que realmente liquidó 20 años de su industria energética (de su renta e ingresos) en un monto que –dicen algunos mejor informados- sería cercano a los 900 mil millones de dólares, en Noruega sí saben lo que se debe hacer con el dinero proveniente de recursos no-renovables.

Copio textualmente lo que en algún momento dijo el embajador de Noruega en México, Arne Aasheim, durante una entrevista: “No vendemos la patria, nunca lo hemos hecho. Sólo buscamos lo que nos asegure los máximos beneficios. Y no es importante si es una empresa noruega o no, sino que el dinero se quede aquí”.

Motivan la competencia entre su estatal petrolera y las otras compañías multinacionales, de manera que los técnicos y estamentos oficiales de ese país se mantienen siempre innovados. Si Statoil deja de ser competitiva, otras multinacionales copan el mercado.

Ahora están invirtiendo en gas natural: ¡bingo! Sus buenas políticas han colocado a Noruega como uno de los mayores exportadores de gas en el mundo.

La idea noruega es simplemente genial: poco gas, fuerte inversión en infraestructura y permanente modernización y principalmente proteger la economía noruega de los siempre fluctuantes precios de los commodities y asegurar que sus generaciones presentes y futuras vivan realmente bien.

Todo se centra en lo que hemos estado repitiendo hasta el cansancio: políticas públicas claras en energía, legislación actualizada y moderna, un superministerio de energía e hidrocarburos que al mismo tiempo dirija a las estatales de petróleo, gas, industrialización, electricidad y fundamentalmente re-inversión de la renta en proyectos energéticos de largo alcance: industrialización a escala del gas natural y petróleo en derivados.

Boris Santos Gómez Úzqueda / Diario de las Américas

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend