Descarga las aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad). Únete al canal de Telegram.

¡DOSIS DE PATRIA! La “miseria” que vivió un socialista español que pasó Navidad en Venezuela

Manel Martínez es un exconcejal socialista de Viladecavalls, España, que está casado con una venezolana y por ello decidió pasar Navidad en la tierra natal de su esposa, asumiendo que encontraría un paraíso revolucionario, pero lo que vivió fue una pesadilla que calificó como “vergonzosa”.

Este socialista narró al diario El Español la “miseria” que encontró en Venezuela, un país sumido en la escasez, la inflación y la inseguridad, por nombrar algunos problemas de la larga lista que aqueja a los venezolanos.

Composición Maduradas / Créditos: El Español.

Su primer impacto fue el tener que cargar con dos maletas grandes y dos de mano, llenas con productos de primera necesidad como aceite, harina, leche, pan. Algo no le cuadraba a Manel.

El español contó que se trata de su sexto viaje a Venezuela, pero es primera vez que observa el deterioro que ahora pudo palpar en carne propia. “Es mi sexto viaje a Venezuela y la cosa cada vez está peor. Para mí cada vez es más complicado decir allí que soy socialista. Te miran con una cara de mala hostia”, dijo.

De acuerdo a Manel, lo que se vive en Venezuela no es socialismo: “Lo de aquí no tiene nada que ver con el socialismo que a mí me enseñaron. Esto no es socialismo, es una vergüenza“.

El español cuenta toda la tragedia que vivió luego de aterrizar en el aeropuerto de Maiquetía, y es que al intentar tomar un taxi hasta Caracas, todos le advirtieron: “No podemos, es muy peligroso”.

Por tal razón, y ya a sabiendas que se quedarían en la segunda ciudad más peligrosa del planeta, Manel y su esposa hicieron una reservación en un hotel próximo al aeropuerto, pero al llegar, los trabajadores perdieron su información y no pudieron concretar allí su estadía.

La recepcionista se comprometió a buscarles un hotel cerca, “pero ni se les ocurra ir a Caracas a estas horas”, les advirtió.

Una vez que llegó a Caracas, al día siguiente, comprendió la tragedia diaria que viven los venezolanos; Desabastecimiento, colas para comprar alimentos, cortes  y racionamientos de agua, miedo al hampa, inflación desbordada, bachaqueo, entre otros.

El español tuvo la oportunidad de ir a uno de los supermercados más grandes, en la zona donde viven sus suegros, pero al toparse con una cola de 200 personas decidió desistir de comprar. Luego contó la reacción de los familiares de su esposa al ver lo que ellos llevaban en su maleta, comida y productos básicos.

“Al llegar a casa de mis suegros, lo que de verdad me pone la piel de gallina, mucho más que el recibimiento, es ver la cara de emoción que ponen nuestros familiares al ver lo que traemos en la maleta. Aunque sólo sea harina, aceite y azúcar, son productos inaccesibles para ellos. Y eso que son clase media y viven en un condominio. No me quiero imaginar cómo estarán pasando las Navidades las personas pobres”, dijo Manel.

La noche de Navidad no fue mucho mejor, intentaron comprar pan pero tras recorrer 3 panaderías también desistieron. No quedaba nada.

“Nuestra comida de Navidad se convierte en un largo lamento. Aquí no hay nada que celebrar. Sólo se escuchan cuatro petardos a lo lejos. O igual son disparos, que aquí son habituales. Como no sé diferenciarlos, prefiero pensar que son petardos y que hay alguien con algo que celebrar, pero lo dudo”, dijo.

Finalmente, el español socialista dio su opinión sobre la gestión del gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, luego de vivir la tragedia que vivió en Venezuela.

“Me hierve la sangre. A mí Venezuela me tiene robado el corazón, pero este gobierno se está cargando el país. Es una vergüenza su gestión, como lo es que haya gente en España que defienda a Chávez o a Maduro, sin haber pasado ni 5 minutos aquí. No han sufrido el hambre, las colas, los asaltos, la violencia o la falta de agua”, expresó.

“Yo soy socialista, pero esto no es socialismo. Esto es una dictadura encubierta, con presos políticos, justicia manipulada y violencia permitida. La educación y el transporte público son un desastre. Pero luego ves a gente como Monedero, Vestrynge, Iglesias o Garzón que la defiende. Eso les convierte en cómplices de lo que está pasando”, concluyó.

Redacción Maduradas / Con información de El Español.

Una experiencia para la historia ¡No olvide dejar sus comentarios!

Top