Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡EXPLOSIVA ENTREVISTA! Pedro Carmona Estanga se arrepiente: “Debí enviar a Chávez a Cuba”

Pedro Carmona Estanga jamás pudo imaginar que su tercera edad transcurriría en el exilio. El presidente número 49 en la historia de la República Bolivariana de Venezuela, de 73 años, vive desde hace 13 años en Bogotá, Colombia, alejado de su patria y solo cuenta con la compañía de su esposa. 

No puede volver a su país debido el golpe de Estado que protagonizó en abril del 2002, y aunque el destierro le golpea el alma a diario jamás ha intentado solicitar el perdón del chavismo. “No pediría clemencia, prefiero morir en el destierro”, suelta el ex mandatario de facto, quien trabaja como profesor y coordinador de la Universidad Sergio Arboleda.

Pedro-Carmona-Estanga-2002-Golpe-de-Estado-Hugo-Chavez-800x533

No se arrepiente de su pasado, aunque sí lamenta no haber sacado a Hugo Chávez del país cuando tuvo la oportunidad, publica el diario 6to Poder en una entrevista con el señor Estanga.

¿Cómo ha manejado la dura experiencia del exilio?

El exilio supone profundos cambios de vida. Estar lejos de familiares, amigos, recuerdos y raíces es siempre una experiencia difícil. He sido tratado inmejorablemente en Colombia, país de gente buena y hospitalaria, al cual me siento arraigado y considero mi segunda patria; no obstante, inevitablemente, fuera de la patria se es siempre un extranjero. Esta etapa de la vida la he dedicado a la labor educativa de nivel superior, con intensa dedicación, y ello ha llenado mi existencia de manera enriquecedora y fructífera. He fundado y dirigido programas de postgrado y de alta dirección, y en lo personal no he perdido el tiempo. En estos años he cursado como estudiante una especialización, una maestría; dediqué cinco años con éxito a un doctorado en Economía, y culminé un Programa de Alta Gerencia en Hidrocarburos. Haber vivido esta formidable experiencia académica me ha permitido conocer más profundamente al país que me acoge, al cual retribuyo con dedicación y afecto. Sufro, sí, mucho, viendo desde la distancia una realidad venezolana desgarradora y trágica, que el país no se merece.

Los hechos de abril del 2002 lo mantienen alejado de su país y de sus seres queridos ¿Se arrepiente de haber participado?

No es posible dar marcha atrás a las manecillas del reloj. Dice una célebre frase: “Hay tres cosas que no tienen reversa: la flecha lanzada, la palabra dicha y la oportunidad perdida”. No busqué un papel protagónico el 11 A, como no fuera el de representar a la sociedad civil en medio de una grave crisispolítica. Pero tampoco me arrepiento de haber intentado salvar a Venezuela de la destrucción moral, institucional y de valores a la cual ha estado sometida. Los acontecimientos de abril de 2002 se derivaron del empecinamiento de Chávez de imponer Decretos Leyes en forma inconsulta en temas vitales para la nación, de optar por la vía de la confrontación y no del diálogo como me cansé de planteárselo, del empeño en desconocer contratos colectivos de los trabajadores, y del deseo vital de convertir a PDVSA en una dependencia política y en caja chica del gobierno, cuyos resultados estamos sufriendo. Y finalmente, de la represión a la manifestación pacífica ocurrida ese día, con el saldo de varias decenas de muertos o heridos, lo cual condujo al desconocimiento militar a las órdenes de Chávez de invocar el llamado Plan Ávila. El 11 A fue así una suerte de tsunami político impredecible, y cuyo curso tampoco pudo preverse, proviniendo, como dije, de una honda crisis política.

¿Cómo fue ese momento en el que se toma la decisión de sacar a Chávez de Miraflores?

La historia es siempre reescrita por los vencedores. La decisión en aquél momento no fue sacar a Chávez por la fuerza. El 11A no se dio una rebelión, como sí la hubo el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, cuando se movilizaron batallones, aviones y tanques para tomar el poder por la fuerza. El 11A el gobierno de Chávez se derrumbó por los hechos anotados, y él se entregó solito a sus colegas de armas, únicos en tener interlocución directa, con la sola presencia ajena en Fuerte Tiuna de los Monseñores (Baltazar) Porras y (José Luis) Azuaje. Fue evidente el vacío de poder en ese entonces, y frente a ello, la decisión de formar un gobierno de transición para llamar de inmediato al pueblo a elecciones limpias para la reinstauración plena de la institucionalidad democrática, que ya estaba conculcada, y sin que yo pudiera aspirar a cargo alguno de elección popular.

¿Cuándo se dieron cuenta de que el plan no había funcionado y Chávez volvería a Miraflores?

Era predecible que ante errores como la negativa frontal del general Vásquez Velasco de cambiar a ningún comandante del Ejército, incluyendo a la Guardia de Honor de Miraflores, el plan de recuperación del Palacio, bajo las órdenes del general Raúl Isaías Baduel y del comandante Vietri Vietri se facilitó. Ambos han experimentado luego en carne propia aquello de que “así paga el diablo a quien bien le sirve”. Pero además, porque fue un error en el estamento militar la resistencia de varios generales a que Chávez saliera a Cuba, pues “debía ser juzgado”. Fue ese quizás el error capital del momento, sin desdeñar que algunos se rasgaron las vestiduras en defensa de una legalidad inexistente, y no entendieron que el objetivo único del Decreto de constitución del gobierno provisional era llamar al pueblo, depositario del Poder Constituyente Originario, a decidir en inmediatos y limpios comicios la relegitimación de los Poderes, bajo la supervisión de la OEA como garante de la plena restitución del orden institucional.

Si tuviera la oportunidad de devolver el tiempo ¿Qué cambiaría para haber aprovechado aquella oportunidad?

No aceptaría la figura de un gobierno provisional unipersonal sino de una Junta, y habría asegurado la salida de Chávez a Cuba, lo cual no estuvo en mis manos, pues fue una decisión militar previa a la encomienda de formación del gobierno provisional. Prevaleció pues el ambiente emocional sobre el racional, aunque desde luego, de haber salido Chávez a Cuba como se lo pidió Fidel Castro, la intención era desde La Habana incendiar al país y recuperar el poder, pero otras habrán sido las circunstancias.

¿El gran error fue no sacar a Chávez del país, enviarlo a Cuba por ejemplo?

Como dije, Chávez estuvo dispuesto a salir a Cuba, y Fidel había también preparado desde La Habana un operativo con aviones y diplomáticos extranjeros. Antes, Fidel lo llamó para exhortarlo de que no se inmolara como lo hizo (Salvador) Allende en 1973. Pero como indiqué, varios generales se opusieron, alegando que el país no entendería que saliera impunemente teniendo las manos manchadas de sangre, todo ello favorecido por un ambiente emocional en Fuerte Tiuna, donde oficiales y civiles gritaban: “No pueden permitir que Chávez se vaya, eso sería una traición a la patria”, o cuando cerraron el aeropuerto de La Carlota y pusieron obstáculos en la autopista hacia La Guaira, para impedir que Chávez se fugara. Cuando se produjo el 13A la misión a La Orchila con un avión a la orden para que Chávez confirmara la renuncia escrita y viajara a La Habana, ya fue demasiado tarde.

Muchos caudillos, al ser atrapados, han sido asesinados para eliminar cualquier opción de que vuelvan ¿Era esa una opción? ¿Estaba en su poder tomar la decisión de desaparecer a Chávez?

Jamás habría dado una instrucción de atentar contra la vida de Chávez. Habría sido contrario a mis principios morales, y además porque podría haber degenerado en una situación como la del 9 de abril de 1948 en Bogotá, con el asesinato de (Jorge Eliécer) Gaitán. Las Fuerzas Armadas cumplieron cabalmente su palabra de garantizar la integridad de Chávez, quien se encontraba bajo su custodia. Qué diferencia con la actitud posterior del régimen.

Cuando usted conversaba con Chávez ¿Él escuchaba sus opiniones o se mostraba arrogante?

Chávez podía ser una persona cordial en su trato personal cuando lo deseaba, pero intransigente en sus objetivos. Ello condujo al país a un despeñadero. Pocas personas le dijeron a Chávez las cosas con tanta franqueza como yo. Primero persuadiéndolo de la necesidad de un diálogo constructivo, pues tenía en sus manos una coyuntura irrepetible de poder político y económico para transformar al país. Luego, antes de que se promulgaran los primeros 48 Decretos-Leyes por Ley Habilitante, le advertí personalmente que ello significaría la ruptura del diálogo emprendido entre septiembre y noviembre de 2001, y que ello conduciría a un “choque de trenes”. Pero los oídos fueron sordos. Fue así como en diciembre de 2001 me correspondió liderar el primer gran paro nacional de 12 horas en protesta por las decisiones arbitrarias del gobierno, y en ese momento llegué a la conclusión de que Chávez quería pasar a la historia no como un estadista que concierta y escucha, sino como un revolucionario disruptivo e impositivo. Finalmente, antes de la crisis de abril, mis mensajes continuos por la televisión eran: “Rectifique, Presidente, se lo pedimos cívicamente, democráticamente”, o clamando porque no se tomaran políticamente a PDVSA, y allí están los resultados. De aquéllos polvos vinieron estos lodos.

¿Considera a Chávez el peor presidente en la historia de Venezuela?

Chávez perdió una coyuntura irrepetible, económica y políticamente, que habría permitido transformar profundamente a Venezuela en lo material y en lo social. Pero más pudo la obsesión revolucionaria y la influencia de su padre espiritual y mentor político, Fidel Castro, en marcar sus ejecutorias. Cuba se adueñó de Venezuela, configurando un caso único en la historia universal, en que el país más fuerte financia al más débil para que lo domine. Y los resultados, preñados de fanatismo, de revanchismo contra la disidencia y la iniciativa privada, han conducido al estruendoso fracaso del socialismo del siglo XXI que estamos presenciando. Hoy Venezuela está a la zaga, mostrando los peores índices de desempeño del planeta. Ha sido un fracaso, que pese a la campaña de mitificación de Chávez que adelanta el régimen, no puede desligar su figura del balance de destrucción ocurrido en todos los aspectos de la vida nacional. No obstante, su sucesor ha rematado la obra, hundiendo a Venezuela en unas penurias sin precedentes en nuestra historia como nación independiente. Las cifras son ahora peores, pero Chávez es el responsable máximo, incluso de designar a una persona que no está preparada para sucederlo.

Ya que se mantiene actualizado de lo que ocurre en Venezuela ¿Cómo ve la situación actual del país bajo el mandato de Nicolás Maduro?

Maduro no ha sido capaz de entender la gravedad de la crisis económica y social, y cree que con discursos y cadenas de radio y de televisión se arreglan los problemas. Pero además se rodea mal, arremete con furia contra la disidencia, incrementa las violaciones a los Derechos Humanos, exacerba denuncias fantasiosas de enemigos externos que quieren derrocarlo, todo ello como cortinas de humo para esconder su pésima gestión. Las penurias de una población carente de todos los bienes y un entorno de inseguridad personal desbordado, hacen que dentro del chavismo cunda la inconformidad y el desconcierto. Muchos ven derrumbarse el régimen y por ello se habla de una hipótesis de golpe del propio chavismo. La imagen internacional del régimen está por los suelos, y con la detención arbitraria de dirigentes opositores y de estudiantes, todo se ha exacerbado, hasta el punto de que sus propios aliados ya no encuentran argumentos para defenderlo.

¿Alguna vez le ha solicitado al gobierno la posibilidad de volver a Venezuela?

No. No pensaría en volver a la amada patria que nos ha sido arrebatada si no se produce un cambio. Tampoco pediría clemencia. Prefiero morir en el destierro. Cuando el diputado Edgar Zambrano recorrió varios países hablando con exiliados sobre una iniciativa de amnistía, le manifesté que la mía sería la última de la lista, y que se ocupara con prioridad de casos de alto sufrimiento como los de (Iván) Simonovis, los comisarios, la juez (María) Affiuni, o los de Alejandro Peña, Oswaldo Álvarez Paz, Leopoldo López, los estudiantes, y los que han ido agregándose lastimosamente en el camino, como Antonio Ledezma, y ojalá no María Corina Machado. El gobierno ha defenestrado a su antojo a muchos alcaldes y diputados, y a quien se le atraviese en el camino. Y en cárceles como “La Tumba” se ha torturado sin piedad a jóvenes y a tantos otros que han sido víctimas de la crueldad sin límites del régimen.

¿Qué es lo que más extraña de Venezuela?

A la familia y los amigos. Me duele ver al país en caída libre, en lugar de progresar y ofrecer calidad de vida a sus ciudadanos. Me produce dolor de patria ver la diáspora de los venezolanos y la disgregación de la familia venezolana. No hay peor descapitalización para una nación que la del talento humano. Qué espantosa tragedia perder años de formación de nuestra gente, muchos de los cuales no volverán.

¿Tiene algún mensaje para la población venezolana y los presos políticos?

Creo firmemente en la juventud, en la generación a la cual corresponde legítimamente la lucha por el futuro que les pertenece. Leopoldo López ha sabido acompañar sus ideales. Contra él se han cometido injustificables atropellos, ignorando las exhortaciones de las Naciones Unidas, de los organismos de Derechos Humanos y de líderes políticos del mundo. Leopoldo merece la solidaridad del país y de los perseguidos por disentir del absolutismo que se adueñó de Venezuela. Su fortaleza es encomiable, como la de su valiente esposa Lilian. Para él, una palabra de aliento en la seguridad de que sus luchas y sacrificios no caerán en terreno árido.

El respetado doctor Carmona

Pedro Carmona es sumamente respetado en la universidad en la que trabaja y, según asegura, en toda Colombia. Sufre el exilio pero en un ambiente cómodo y académico, justo lo que tanto molestaba a Hugo Chávez cuando aseguraba que le había solicitado al Gobierno colombiano “la extradición del golpista, pues no es posible que ande tan tranquilo dando clases en Bogotá”.

El empresario y político, oriundo del estado Lara, vive de su salario en la universidad, en la que tiene varias responsabilidades, según cuenta. Recibió al equipo reporteril de 6to Poder un día viernes, y por eso no llevaba corbata, “de lunes a jueves ando de traje”, dice desde su oficina, donde se negó a una entrevista en caliente y prefirió responder las preguntas vía correo electrónico para evitar polémicas. Incluso no quiso grabar en video un mensaje para el país.

Es evidente que Carmona desea medir muy bien sus palabras. Sin embargo, lanza fuego desde su blog personal, que lleva el nombre Desde la Distancia (www.pcarmonae.blogspot.com).

Todos lo llaman doctor y le guardan respeto. No se despega de la computadora para enterarse de las noticias venezolanas y por ello se muestra al tanto de la actualidad nacional. “Estuve viendo con mi esposa todas las noticias de la detención de Antonio Ledezma. Qué tristeza”, se lamenta. “Cuando vi cómo se lo llevaban entre decenas de policías, me acordé cuando me llevaron a Fuerte Tiuna”. Amable y cordial, en Carmona pudieron haber pasado los años en el plano físico, pero intelectualmente se muestra con total dominio de sus facultades.

¡No olvide compartir en sus redes sociales!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top