Descarga las aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad). Únete al canal de Telegram.

¡QUÉ IMPOTENCIA! El testimonio de un joven al que robaron y desnudaron a plena luz del día en terminal de Maracay: “Nadie me ayudó”

La inseguridad en Venezuela es una triste realidad que acecha a cualquier ciudadano, en cualquier lugar y a cualquier hora del día.

Foto: El Siglo

En redes sociales, un joven narró con impotencia cómo fue robado a plena luz del día en el terminal de Maracay, cuando esperaba un autobús para regresar a Caracas.

Tres delincuentes con un cuchillo se acercaron para robarle el celular y el muchacho opuso resistencia, ya que era un equipo que pertenecía a su trabajo. Arriesgó su vida y enfrentó a golpes a los maleantes, quienes al final se salieron con la suya:

“Me robaron en la entrada del terminal de pasajeros de Maracay. Tres tipos me agarraron, yo tenía el celular dentro de mi interior. Vi que solo uno tenía un cuchillo, me resistí. Me tiraron al piso, me arrastraron, me golpearon y me rompieron la bermuda. Me dejaron en interiores y me quitaron el celular. También agarraron el bolso donde llevaba mi ropa. Me levanté y con la adrenalina los perseguí por todo el terminal. Mi cuerpo no daba más y lograron escapar”, comentó la víctima del robo.

Lo que más le sorprendió fue la falta de empatía de quienes presenciaron el suceso. Narró además lo que la pérdida de ese equipo de trabajo significa para su comprometida situación económica:

“Nadie me ayudó. Cientos de personas me vieron correr llorando en interiores por todo el terminal de Maracay a las 11 de la mañana. Nadie me ayudó. Me quebré y me tiré en el piso arrodillado, llorando. Dos buhoneras se acercaron a pararme y ofrecerme agua. Estuve sentado con ellas un rato procesando todo lo que pasó. Me robaron un celular que no es mío, es de la oficina donde trabajo. Con ese celular estaba atendiendo otros dos empleos más para redondear mi mes. Con los tres trabajos no llegaba a los 80$ mensuales. Me queda uno ahora”.

Para completar el triste testimonio que refleja el drama que sufren los venezolanos en distintos ámbitos de sus vidas, el muchacho cuenta que su madre había emigrado a Ecuador y que se tuvo que regresar porque la tenían como “esclava”:

“Estoy roto. Esta semana justamente mamá me dijo que ya se regresaba a Venezuela. No había querido comentarlo por acá luego de todo el ruido que hice cuando se fue con su amiga a Ecuador a trabajar para luego mandarme a buscar. No pudo. Su ‘amiga’ la tenía de esclava sin pagarle.Yo le dije que se regresara entonces antes de que se me atravesara el apellido y desde acá yo demandara a esa ‘amiga’ por trata de blancas. ¿Ahora con qué moral la recibo? ¿”Qué bueno tenerte de vuelta en el país donde casi matan a tu único hijo por un celular, ma”?

El joven cierra su historia demostrando un evidente hastío de la situación en el país. Como la mayoría de los ciudadanos, está cansado de remar contracorriente:

“Pero ya me rindo. De pana. Ya esto es un grito de ayuda para los demás. Hagan algo para cambiar esto. Yo renuncio. Yo ya no puedo hacer más. En mi historia los malos siempre ganan”.

 

Redacción Maduradas

Más noticias:

¡LE CONTAMOS! Denuncian robo de camión de Ipostel en Vargas (militares estarían implicados)

¿Hasta cuándo los venezolanos de bien tendrán que padecer tanto? No olvide comentar esta noticia.

Top