Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡INCREÍBLE! Chavista resentido asegura que “viajar es una maldita aventura sifrina”

A continuación te presentamos un insólito artículo de opinión publicado en la página del Partido Socialista Unido de Venezuela, y escrito por William Serafino, un joven tal vez ¿resentido? que bajo una perspectiva contraria a las acciones de algunos de sus colegas ideológicos, radicaliza el turismo internacional como una idea “fundamentalmente burguesa”, en el marco de “una maldita aventura sifrina”, dentro de un escenario “banal, y superfluo”, reseñó el portal de Actualidad Venezuela.

Aeropuerto Internacional de Maiquetia Estado Vargas Venezuela

Imagen: Flickr / Brisa del Mar

Artículo completo:

“Pasajes aéreos y llantén de la clase media”
Las medidas del Gobierno Bolivariano en cuanto al reajuste de los pasajes aéreos ha abierto los grifos oculares de la clase media venezolana. El traspaso de los precios a la tasa SICAD II (50 Bolívares por Dólar gringo) ha destapado, una vez más, una sarta de mentiras, ficciones y argumentos incongruentes sobre el desplace por los cielos, su orientación de clase y a qué intereses responde verdaderamente.

El turismo es una idea fundamentalmente burguesa. El concepto de viajar y conocer para consumir elementos (tanto materiales como licor y comidas locales e ideológicas en la visualización de monumentos de reyes y oligarcas) de otras culturas enarbola el ideario de la explotación legítima de las sociedades y países que el capitalismo pensó para ser amable, condescendiente y amoroso con el turista benefactor: las cadenas hoteleras, los grandes negocios de restaurantes y los enormes conglomerados comerciales hunden a los pueblos periféricos en un mundo de miseria y pobreza, única forma viable para que el consumista viajero puede derrochar en alcohol y putas, tomarse fotos y raspar cupos a morir.

Sin embargo, la trastocada dinámica económica venezolana como consecuencia del rentismo le hizo pensar a la clase media (y alguno que otro aspirante) que montar sus nalgas en un avión es un derecho económico fundamental, donde el Estado está obligado a devengar millones de dólares para subsidiar foticos en la torre Eiffel, postales románticas en la laguna excrementosa de Venecia y café Starbucks, hamburguesas en McDonald’s y cualquier otra mercancía alimentaria que haga feliz al tipo estudiado que se jode el culo todo el año cuidándole el negocio a los ricos de este país.

Este escenario banal, sifrino y superfluo también genera una moralidad intrínseca en el cuerpo del turista cuando regresa al que cree su país: no tardan en impresionarse cómo en países donde el desempleo llega casi al 40% las calles se encuentran limpias, no encuentras marginales rondando por ahí y los monumentos monárquicos se encuentran en excelente condición. Al llegar las comparaciones y posteriores tuits y estados de Facebook no se hacen esperar, pidiéndole a Maduro que agarre consejo de cómo supuestamente se maneja un país. La estupidez de la clase media en su más elaborada expresión: al mirar una laguna llena de mierda o los policías cayéndole a coñazos a los pobres o un monumento de Carlos III, se excitan llorando en el sueño conformista y balurdo de un país para ellos nada más.

Si vamos a las cifras del Banco Mundial sobre el transporte aéreo es facilito leer la orientación de clase que posee en sí misma el desplace por los cielos. En un país como Colombia con aproximadamente 50 millones de habitantes, el más desigual de América Latina pero visto por los medios internacionales, trasnacionales y casas de bolsa como el de mayores potencialidades económicas, el desplace aéreo llega sólo al 30% de los habitantes. Capaz menos, si sacamos de la estadística del Banco Mundial la cantidad impresionantes de avionetas que tienen los empresarios y narcotraficantes fachoparacos que se la pasan del timbo al tambo haciendo negocios con la rapidez que amerita la droga y la muerte.

En Brasil la cifra ronda más o menos lo mismo, al igual que en la mayoría de los países de América Latina donde el sueño de viajar y conocer se hace posible para unos pocos que lo que deseen en el fondo es quedarse para siempre en la tierra de la felicidad que le promete como serie gringa-europea que exista por televisión.

En Venezuela, el país según esta misma institución neoliberal como el de mayor consumo por cabeza, este mismo desplace sifrino y pequeño burgués no rebasa los 8 millones anual. Es decir, cercano a un 20% viaja a otros países, la mayoría obviamente clase media parásita que busca refugios emocionales y anímicos fuera del territorio donde habita ante tanto caos social que, indirectamente, le subvenciona parte de su maldita aventura sifrina.

Lloren, pataleen y eso sí, trabajen el doble (en los bancos, industrias y comercios de los ricos) para poder costearse a precio justo su fotico en el extranjero comiendo comida chatarra, que la mayoría del pueblo quiere quedarse y construir el país nacional con el que tiene al lado, la comunidad y su gente de toda la vida, no como ustedes que al mirar un maldito castillo inglés se creen el cuento de un país mejor y de puros individuos.

Por William Serafino

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top