Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡LOS CAPOS DE LA DROGA! Piloto de narcojet cuenta TODO sobre relación de la GNB en negocio

La revista alemana Der Spiegel ha publicado un reportaje con declaraciones del piloto, de cómo fue que el jet Bombardier Global 7000 siglas 9H–FED, considerado el Ferrari de los aviones de alquiler,  partió del aeropuerto internacional Arturo Michelena, de la ciudad de Valencia en Venezuela, con 1.588 kilogramos de cocaína el domingo 12 de agosto de 2012. 

Un relato alucinante que describe un entramado corrupto que está al servicio del ilícito negocio del tráfico de drogas.  Para darle mayores referencias al artículo, le hemos agregado fotos y videos de  otros medios para la mayor comprensión del reportaje.

Karl Lückert

Un piloto a destajo se involucró con barones de drogas venezolanos

No hay también muchos lugares que ofrecen una mejor protección contra la criminalidad que un aeropuerto internacional. Con todas las cámaras, personal de seguridad y escáneres, no hay mucho espacio para hacer cosas ilegales. Además, todos los pasajeros son registrados, todos los pilotos pasan por scanners y cada mujer de limpieza es objeto de controles de seguridad.

El aeropuerto de Valencia, la tercera ciudad más grande de Venezuela, también es patrullada por el Comando 24 de la Guardia Nacional Bolivariana. Los pasajeros coinciden en su desprecio por ese cuerpo, realizando quejas y denuncias en foros de Internet. Algunos pasajeros dicen haber sido requisado hasta tres veces antes de abordar sus vuelos. El servicio secreto venezolano también tiene agentes apostados en el aeropuerto de la ciudad.

Karl Lückert (Nombre cambiado por razones de seguridad) sólo puede sonreír con ironía ante el enorme esfuerzo de seguridad. Una vez aterrizó en Valencia como el piloto de un jet privado de la clase que a menudo reservado por Directores de empresas, las estrellas y millonarios. En agosto de 2012, aterrizó en el Arturo Michelena por lo que pensó que sería un viaje de rutina, y breve parada. Pero las cosas ocurrieron de manera distinta. Tan diferente que en los días subsiguientes, se vio confrontado con la posibilidad de elegir entre perder la vida o actuar como un narcotraficante. De hecho, como consecuencia de esa escala, se vio obligado a “quemar todos los puentes” a la vida que lo había llevado hasta ese punto y asumir una nueva identidad. Ahora, más de dos años después, el hombre que forzó a Lückert en el comercio de las drogas podría pronto enfrentar cargos de tráfico en un tribunal estadounidense.

Durante esa noche en agosto de hace dos años, las tropas de la Guardia Nacional de repente aparecieron en la pista de aterrizaje junto al avión de Lückert; el piloto recuerda mirando hacia los cañones de sus ametralladoras. Gritó: “No, no, no equipaje no!” Pero las autoridades militares no le hicieron caso y cargaron 47 bolsas de plástico blanco de una camioneta en su jet. Estaban llenos de cocaína. Su copiloto fue amenazado de muerte. Y Lückert se vio obligado a darse cuenta de que la seguridad de un aeropuerto puede ser relativa.

De belleza y secretos

Karl Lückert le gusta describir su trabajo como un servicio de chofer. Su avión, un Bombardier Global Express blanco, puede volar hasta 11.390 kilometros (7.080 millas) sin parar. El aeronave se puede ajustar para un máximo de 19 pasajeros y cuesta 30 millones de euros. “Soy un conductor de taxi, sólo en el aire”, dice.

Generalmente, este tipo de aviones privados se alquilan a través de agencias especializadas en un mercado basado en la web, con rutas como Moscú-Niza se encuentran entre los más populares. Pero en 2012, la compañía de vuelos chárter suiza que emplea Lückert ganó la guerra de licitación internacional para un trabajo ofrecido por la “Princess de Aviation”, una empresa con sede en Beirut. El viaje de tres días era ir desde Marruecos a Trinidad y Tobago en el Caribe, luego a Venezuela, antes de regresar a Benín, en África. El precio acordado fue € 186.000.

La odisea – reconstruido con la ayuda de los registros de interrogatorio, resultados de investigación de Alemania Federal de Policía Criminal (BKA), la policía libanesa y Venezuela y con los propios recuerdos del piloto – comienza el 10 de agosto de 2012 en Casablanca, pero un solo pasajeros a bordo: Ryma Taouk. Lückert describe a Taouk, que tenía 37 años en ese momento, como una mujer “que llamaba la atención”, diciendo que era muy abierta, muy amable y vestida a la moda.

Taouk tiene la ciudadanía tanto libanesa como Australiana; imágenes de ella en Internet muestran a una mujer con el pelo recogido que llevaba una blusa blanca. Ella se presenta como diseñadora de interiores multi-premiada con oficinas en Beirut, Dubai y Sydney. Lückert “la googleó” antes del vuelo, una práctica común entre los pilotos de aviones privados con el fin de ser capaz de hacer un poco de conversa durante el vuelo.

A medida que el Bombardier se eleva a través del Atlántico, Taouk habla de lo que es vivir en Beirut y de ser parte de la movida de la fiesta allí. En Venezuela, dice ella, su amiga Eddy subirá a bordo. Y se la lleva especialmente bien con la joven azafata en buena parte de vuelo trans-Atlántico.

Aterrizaje Suave

La primera fricción surge sólo después de que aterrizan, como estaba previsto en la isla de Tobago. Ryma Taouk desea pasar la noche en el Hilton, pero el hotel está situado en la vecina isla de Trinidad: Taouk aparentemente no se da cuenta de que Trinidad y Tobago están separados por agua. Además, ella no tiene un visado de entrada al país. “Extraña y muy mal organizada” Lückert piensa en sus adentros. Pero los clientes ricos son no pocas veces algo impotentes en el mundo real, por lo que el piloto se encarga de que Taouk pase la noche en el Coco Reef Hotel, que envía un Rolls-Royce a recogerla.

Al día siguiente, el avión con el número de registro 9H-FED sale Tobago a las 9:55 pm hora local, la razón de esta parada de Taouk en Tobago aún no ha sido esclarecida. Durante el vuelo de 90 minutos a Venezuela, se acerca a la cabina del piloto y hace una llamada desde el teléfono satelital, hablando en árabe. El estado de ánimo es bueno y el aterrizaje es suave.

Taouk sale a su hotel mientras Lückert se encarga de cargar combustible, notando con sorpresa un número importante de uniformador de pie alrededor del avión. 20.000 litros después, Lückert aparca el avión a donde pasará la noche y el personal hacen la inusual petición a que coloque el avión en un plano de 180.

Mucho más tarde el piloto entendería el motivo de la orden. La maniobra significa que la puerta de carga del avión ahora ya no está iluminada por luces del aeropuerto ni puede ser visto por las cámaras de vigilancia.

Un trabajador del aeropuerto le pasa a Luckert un teléfono celular móvil y la voz en el otro lado le dice en mal Inglés que debe dejar el avión abierto durante la noche y que un chofer lo esperaba para llevarlo a un hotel junto con su tripulación.

Pero Lückert no acepta. A dejar el avión abierto, después de todo, es una violación a los protocolos de seguridad y además el equipo no quiere dormir en un hotel. Después de todo, su itinerario exige salir a las 06 a.m. a África a la mañana  y además preparar el avión para dormir es muy sencillo. Lo que le permite a la tripulación tener tener más horas de sueño. No mucho tiempo después, Ryma Taouk llama y trata de convencer a la tripulación de dormir en un hotel. “Nos molestó un poco todo hasta el punto de ponernos a pensar” Lückert recuerda.

“Estábamos completamente desamparado”

La tripulación sube a dormir en el avión a pasar la noche. Pero no duermen por mucho tiempo. A eso de las 2 am, se escuche un golpe en la puerta y, una vez más, hay un hombre de pie allí con un teléfono celular. Equipaje está a punto de llegar, explica la voz en el otro extremo. “¡No! ¡No!” Lückert grita al teléfono.

Todo comenzó a ir rápidamente después de eso. Dos, vehículos todo terreno de color oscuro aparecen y hombres armados abren las puertas de carga del avión. “Deténgase!” grita Lückert, sólo entonces se da cuenta de una figura uniformada de camuflaje y con una pistola atada a la pierna que entra en la cabina de pasajeros de la bodega de carga. “No era el tipo de persona con la que se puede hablar” recuerda Lückert.

El avión se llenó rápidamente con sacos blancos de plástico tejida, cada uno impreso con una cruz roja. “Fue como una avalancha. Estábamos completamente indefensos”, dice Lückert.

Todo tarda unos 20 minutos para que la lujosa aeronave quede repleta con los sacos; hay 47 de ellas, en el pasillo, en los asientos y en la bodega de carga. De seis a ocho hombres armados están de pie delante del jet. Se hace evidente a la tripulación que no tiene sentido esperar que alguien venga en su ayuda – que todo el mundo está en la operación. “Todo el aeropuerto parecía haber estado involucrado”, dice Lückert. “Llamar a la policía local no era una opción.”

Tan pronto como aparecieron los camionetas, desaparecen de nuevo en la noche. Lückert llama Eric Weisskopf, el CEO de la compañía de vuelos chárter, en Suiza. “Eric, las cosas se han salido completamente fuera de control,” Lückert le dice. Una vez más, tocan la puerta y Lückert envía su copiloto para abrir. Él regresa completamente pálido. Si se van ahora, serán asesinados, es el recado que trae. Lückert echa un vistazo por la ventana trasera y ve que los soldados armados con ametralladoras están de pie bajo las alas. Sólo la piel delgada de metal del avión les separa de 20.000 litros de combustible. “Fue construido para volar, no como un tanque”, Lückert le susurra a su copiloto.

“Teníamos la esperanza de que alguien apareciera con una cámara y decir, ‘Bienvenido a la cámara indiscreta’”, recuerda Lückert. Por un momento Lückert considera tratar de lanzar las maletas del avión en la pista poco antes del despegue. Pero consideró que podrían ser capturados.

El aeropuerto permanece cerrado durante la noche y no hay avionesq que puedan despegar o aterrizar entre la medianoche y las 6 am Lückert intenta llamar a la torre, sin embargo, nadie contesta. La pista está iluminada sólo provisionalmente y la tripulación no tiene idea de lo pesado que la carga es. Cuando está totalmente lleno de combustible, el avión puede llevar hasta 2,2 toneladas de carga. Si los sacos son más pesados que eso, la pista podría ser demasiado corto. Pero ¿tienen otra opción?

Lückert acelera, y a las 2:26 am, el Bombardier despega. La carga parece estar bien balanceada. Los norcotraficantes aparentemente sabían cuántos sacos el avión podía transportar.

El enemigo en casa

El avión ya está en el aire y apenas a 10 minutos de vuelo reciben una llamada al teléfono satélital. La voz, en Inglés, dice que el avión debe seguir volando para que nada le suceda a la tripulación “, o para que sus familias los tengan de vuelta en casa.” Es una amenaza para ser tomado en serio. Los narcotraficantes dejaron claro que, además del número de teléfono satelital, también saben los detalles del pasaporte de la tripulación, a sus países de origen y sus direcciones. Además, la azafata habló sobre su vida privada con Ryma Taouk.

El caos reina en la sede de la compañía en Suiza. Recuerdan la historia del vuelo de Air Luxor un vuelo repleto de drogas en Caracas en 2004. El avión fue confiscado y el copiloto pasó años en una cárcel venezolana. Es un escenario de terror para CEO Weisskopf, que también está preocupado por perder el avión, que es propiedad de un hombre de negocios alemán.

La compañía confía en Lückert en un  “99 por ciento”. Pero todavía hay que 1 por ciento de duda de que tal vez la tripulación realmente podría ser parte de la trama. El sábado se ha convertido en domingo y Weisskopf es incapaz de llegar a cualquier persona en el aeropuerto de Zúrich que podría ser capaz de ayudar. En Google, se encuentra el número de Interpol en Lyon. Un oficial contesta y agradece a Weisskopf por la información. Pero él no llama de nuevo durante horas.

En la cabina de la Global Express, el teléfono no para de sonar y la voz quiere saber la posición exacta del avión. En un primer momento, la tripulación le preocupa que la posición del avión también está siendo monitoreado desde el suelo.

Sin embargo, nadie sabe lo que contienen los sacos blancos. Las cremalleras están asegurados con precintos y la tripulación tiene miedo de abrirlos. ¿Qué pasa si hay una bomba oculta dentro? Además, están preocupados de si hay explosivos a bordo, podrían ser equipados con rastreadores GPS y programados para activarse si el avión sale de la ruta de vuelo que han recibido la orden de seguir.

Mientras, Interpol sigue sin responder, Ryma Taouk llama al teléfono satelital. Ella se disculpa, dice las cosas no salen según lo planeado y una vez más, dice que lo siente. Lückert pierde el control y le grita a través del teléfono, acusándola de arruinar la vida de la tripulación. El piloto piensa en su novia y su hija de cuatro años de edad. La tripulación tiene miedo de que podrían ser asesinados cuando aterrizan en seis horas. Taouk le dice a Lückert que sólo deben continuar a Benin, como se les ha ordenado y que ella se encargará que un camión de combustible los espera y tan pronto se realice la descarga de la “mercancía” pueden continuar a Europa.

La tripulación no cree ni en una palabra de lo que dice y los pilotos están considerando ni siquiera tocar áfrica. Pero en primer lugar, sus familias deben ser alertadas. La tripulación llama sus hogares y Lückert le dice a su novia que debe buscar a su hija e ir a esconderse.

Cambiando el rumbo

Finalmente reciben una llamada de Interpol en la sede de la empresa en Suiza. Los investigadores han hecho averiguaciones en Venezuela y se les dijo que el avión fue reportado como “robado”. Interpol también advierte en contra de aterrizaje en Benin, diciendo que sería difícil de sacar ya sea el avión o la tripulación fuera de ese país. Finalmente, policías son enviados para proteger a las familias de los miembros de la tripulación.

Es hora de un Plan B. En la sede de la empresa, los expertos están ocupados en calcular hasta qué punto el avión puede volar con el combustible que tiene. De todos los destinos europeos, la isla de Gran Canaria es el más cercana. Interpol está de acuerdo a un aterrizaje en las Islas Canarias, con la promesa de las medidas de protección de testigos de la tripulación.

Cambio-de-Rumbo-800x533

Lückert cambia de rumbo y se apaga el transponder que transmite la información de ubicación. A partir de ahora, avión es esencialmente invisible. El piloto también sube a una altitud de 14.000 metros (46.000 pies) para despejar el espacio aéreo que generalmente es utilizado por los aviones de pasajeros. Cuando los traficantes llaman por teléfono para preguntar acerca de su ubicación, la tripulación les da las coordenadas de la ruta planificada originalmente para África.

La voz en el teléfono le dice al piloto a cambiar de rumbo para Burkina Faso y da los nombres de una serie de posibles aeropuertos, la mayoría de ellos pertenecientes a las fuerzas armadas. Pero el Global Express no puede aterrizar en todas partes. Tiene un ala de envergadura de 30 metros y necesita en la pista de al menos 800 metros de longitud para aterrizar de forma segura. Además, la pista de aterrizaje debe ser capaz de resistir 45 toneladas.

Una vez más, Lückert pasa por una variedad de diferentes opciones con su jefe, Weisskopf. ¿Qué pasa, por ejemplo, simplemente descargando la carga sobre el Atlántico? Para ello, el avión tendría que volar a una muy baja altura sobre el mar – y el combustible adicional necesario para la maniobra puede hacer inalcanzable a Gran Canaria. Además, uno de los dos pilotos tendría que abrir la puerta de carga hacia adentro, pero esta está tan cerca de los motores, que se podría generar una fuerte succión. El riesgo es significativo y la maniobra podría costar la vida de alguien. Además, ¿qué sucedería a su llegada a Las Palmas? Cuando la policía no encuentre los sacos a bordo, podrían acusar a la tripulación de haberla entregado en algún lugar.

Durante la aproximación a Gran Canaria, el copiloto apaga el teléfono satélite. Cuando el avión aterriza, todavía quedan 45 minutos hasta su aterrizaje planeado en África.

Jet-Bombardier-Global-7000-siglas-9H–FED-800x533

Las autoridades españolas en Las Palmas, después de haber sido informados por la Interpol, están a la espera del jet con un gran contingente policial. Agentes enmascarados de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad asaltan el avión y llevan lejos a la tripulación. El piloto, copiloto y azafata han estado despierto durante horas y han logrado engañar a los traficantes, pero su odisea ha terminado en lo absoluto. En primer lugar, son llevados a las celdas en el aeropuerto y luego trasladados a la sede de la policía en Las Palmas.

Una almohadilla de goma para dormir

Poco a poco, el equipo empieza a darse cuenta que las cosas no están avanzando de manera óptima en España tampoco. El copiloto entiende un poco de español y escucha la policía dice: “Vamos a darle al más pequeño tres o cuatro cervezas y seguro cantará como un canario.” Los miembros de la tripulación son vistos como sospechosos, y están encerrados en celdas de aislamiento en el sótano, cada una mide dos por tres metros. En la parte delantera, barras que se extienden desde el piso hasta el techo y no hay luz del día ni baño. Está a 30 grados Celsius (86 grados Fahrenheit) en el sótano; cada uno recibe una almohadilla de goma para dormir.

Los españoles se sienten orgullosos de haber conseguido un “Pez Gordo”. Imágenes Prensa de impresión del plano con los sacos llenos de cocaína apilados en frente de ella. El periódico de isla canaria describe la operación como “una de las operaciones antidroga más importantes de las Islas Canarias en los últimos años.” España se encuentra en medio de la crisis económica y los presupuestos se han reducido en todas partes. La policía también tiene que despedir gente. Un golpe espectacular como este es como el maná del cielo para la fuerza de Las Palmas.

Hasta el día de hoy. Eric Weisskopf no puede entender lo que pasó después. Todas las promesas hechas por el contacto de persona a Interpol estaban rotas y las víctimas se transformaron en los posibles autores. Por otra parte, el abogado defensor de oficio asignado a la tripulación podía hacer poco en un principio, se dijo que los expedientes relativos al incidente se clasificaban. Durante cuatro semanas, no pasa nada. El juez encargado de estos casos está de permiso por maternidad y su reemplazo no toma ninguna acción.

Ocho semanas después de que la tripulación aterrizó en Las Palmas, la tripulación está todavía tras las rejas y el avión todavía está atascado en España. La empresa está perdiendo decenas de miles de euros al día y el dueño del jet se está empezando a molestar.

En la prisión con los abusadores de menores

De regreso en Venezuela, el ministro del Interior, Tareck El Aissami se convierte a sí mismo en el centro de atención. Dice en una conferencia de prensa convocada para hablar sobre el caso donde que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley declaraban que el avión había sido secuestrado, inmediatamente notificaron a las Naciones Unidas e iniciaron una investigación que conllevo a la captura del avión capturado en las Islas Canarias, dice El Aissami. El ministro se niega a hablar de que la tripulación se entregó. Todo parece ir contra Lückert y su tripulación.

Mientras tanto, la policía española ha pesado y examinado los 47 sacos rellenos a bordo del Bombardier: 1.588 kilogramos (3.501 libras) de cocaína. Pero por lo demás, la investigación se convierte en una farsa. La grabadora de voz de la cabina, que seguramente podría haber proporcionado pruebas valiosas, sólo se extrae del avión semanas después. Durante ese período, sin embargo, la policía ha abordado en varias ocasiones el avión y encendido generador de emergencia de la aeronave – que hace que la grabadora continúe funcionando, lo que hace que las grabaciones realizadas durante el vuelo transatlántico se borren y sean reemplazadas por las nuevas, es así como las autoridades españolas sólo podrían conseguir sus propias voces en las grabaciones. Fuerza policial federal de Alemania está igualmente llevando a cabo su propia investigación y proporciona evidencia a Canarias que exonera a la tripulación.

Varios venezolanos son igualmente puestos tras las rejas en la prisión donde está recluido a la tripulación y están preocupados de que los narcotraficantes podrían utilizar a los internos para vengarse. Lückert está en una celda con el más peligroso pederasta de España, y habla con asesinos y narcos que están tras, mientras que bajo llave. Los funcionarios locales también se niegan a permitir que la novia de Lückert lo visite. Ha volado desde Alemania, pero, sin un certificado de matrimonio, una visita no es posible.

En octubre, por fin hay progreso cuando Karl Lückert es llevado al director de la prisión. Sus padres han logrado pagar la fianza de 60.000 eurosfijada por el tribunal para Lückert y la tripulación. Son puestos en libertad, pero aún no se les permite salir del país. El avión es devuelto a su propietario.

Al mismo tiempo, una mujer se entrega a la policía local de Beirut. Ella identifica a sí misma como Ryma Taouk y dice que había sido contratada para ser un pasajero en el vuelo y se le había prometido € 30.000. Le dijeron que el vuelo llevaría una carga ilegal, pero no se dijo nada sobre las drogas, ella afirma.

El hombre que supuestamente la contrató para el trabajo es bien conocido entre los funcionarios policiales internacionales. Su nombre es Ali Kleilat y es considerado uno de los peces más grandes en el tráfico internacional de drogas y armas. Él tiene al menos seis diferentes alias y su año de nacimiento se observa a veces en 1970, a veces de 1963. Él tiene pasaportes de Liberia, los Países Bajos, Venezuela y el Líbano.

Una nueva identidad

Hay incluso un informe del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Kleilat, centrándose en una entrega de 2.003 armas a Liberia. Según el informe, una de las compañías de Kleilat participó en volar en 300 fusiles Kalashnikov y 700.000 rondas de munición para el régimen de Charles Taylor. Los investigadores creen que Kleilat ha estado involucrado en muchos otros negocios de armas también.

Autoridades alemanas también tienen Kleilat en su radar. Dicen, “varias veces ha sido el blanco de los órganos de investigación internacionales bajo la sospecha de participar en el tráfico internacional de drogas y armas.” En el año 2011 en la República Dominicana, por ejemplo, fue interceptado un avión que lleva 1,1 toneladas de cocaína. Las investigaciones de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) encontraron que Kleilat probablemente habría participado y se lanzó una búsqueda internacional. En febrero, fue un éxito: Kleilat fue arrestado en Bruselas.

El artículo que usted leyó fue publicado originalmente en la versión alemana de la Revista Der Spiegel No. 50-2014 correspondiente al 8 de diciembre de 2014.

El artículo que usted leyó fue publicado originalmente en la versión alemana de la Revista Der Spiegel No. 50-2014 correspondiente al 8 de diciembre de 2014.

Actualmente, Kleilat se encuentra recluido en una instalación de alta seguridad y se le acompaña a las audiencias judiciales con seis oficiales que llevan chalecos antibalas. El poder judicial belga ha dictaminado que Kleilat puede ser extraditado a los EE.UU., aunque la decisión final aún está pendiente en el Ministerio de Justicia del país.

Sus cómplices en el Aeropuerto Internacional Arturo Michelena fueron asimismo identificados y arrestados. En total, 18 personas fueron encerrados, entre ellos nueve miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, dos hombres de la autoridad de tráfico aéreo civil, un agente del servicio secreto y un controlador de tráfico aéreo. Todos ellos recibieron dinero por su silencio, que van desde € 19.000, para el oficial de guardia en la entrada principal de la AeroClub en el aeropuerto, a € 188.000 para un oficial de la Guardia Nacional. Un criminal llamado Efraín Pereda se piensa que es el intermediario entre la banda local y los cárteles de la droga colombianos.

Pasaron meses antes de que se le permitió a la tripulación a regresar a Alemania y casi un año antes de que las autoridades españolas cerraron el caso criminal contra Lückert y su tripulación. La policía ha proporcionado Lückert con una nueva identidad y que ahora vive con su familia en una ciudad diferente. “Nada es como lo que solía ser”, dice con amargura.

Lo único que no ha cambiado es su ocupación. Él está de nuevo volando clientes privados en todo el mundo. “Pero yo soy más precavido de mis pasajeros de lo que solía ser”, dice Lückert. Y él ya no vuela a Venezuela o el Líbano. Autoridades alemanas le han aconsejado que no lo haga.

DER SPIEGEL / Traducción: La Patilla

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend