Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡PAÍS DIFÍCIL DE DESCIFRAR! Venezuela, entre los mayores consumidores de whisky en el mundo

Hasta el 2010 Venezuela fue uno de los 10 países más consumidores de whisky en el mundo, en el 2014 es el quinto país más consumidor teniendo como preferidos los 12 y 18 años. ¿Quién puede entender que esto ocurra en el país, además, con la inflación más alta del mundo y la peor escasez?

Lo que en una época era una bebida alcohólica a la que tenían acceso solamente las personas de la clase pudiente de Caracas, aproximadamente a comienzos del año 1912, hoy en día es una de las bebidas más consumidas por los venezolanos.

whisky-licor-alochol

En todas sus presentaciones y aun a precios elevados, los venezolanos siguen comprando esa bebida que llegó cuando se comenzaron a recibir los primeros dólares de la explotación petrolera. Venezuela no solo tenía un nuevo modelo económico, también empezó a conocer las delicias de otros países, entre ellas el whisky.

Su consumo se disparó con la llegada de las grandes transnacionales anglosajonas a Maracaibo, y a medida que el precio del barril iba subiendo, los destilados de Escocia e Irlanda se convirtieron en un símbolo de estatus y quedaron incorporados como bebida infaltable en grandes celebraciones de las grandes ciudades.

En el Country Club caraqueño, una urbanización que apenas se estaba construyendo en la ciudad de Caracas, se comenzaron a ver las botellas en las reuniones de negocios, tal como relata el historiador Samuel Estrada.

“La llegada de esa bebida penetró tanto en el venezolano que en los restaurantes de alta alcurnia para la época era frecuente ver a la gente comiendo carne acompañada con una botella de whisky en la mesa, esto no es muy común en el mundo, ni siquiera en Escocia”.

Jocosamente, dice que en Venezuela inventaron una forma única de tomar la bebida “remueven el hielo en un vaso de whisky con el dedo índice”.

Antes de que llegara el licor al país, solo se tomaba el de tipo americano “bourbon, que es un brebaje de licor fuerte como el miche que se produce en el estado Mérida”, dice Estrada.

Cuando se empezó a importar el escocés fino, a todo el mundo le gustaba porque lo que se bebía de mayor calidad era ron, y así fue hasta 1945, cuando se empezó a consumir en mayor cantidad en Mérida y Caracas, donde antes de eso solo tomaban vino y coñac.

Se puso de moda. El profesor universitario José Sant recuerda que Isaías Medina Angarita comenzó a frecuentar el Country Club invitado por Arturo Uslar Pietri, “todo el pueblo sabía que su licor preferido era el whisky. Lo habituaron a esta bebida, y fue una de las causas de su derrocamiento”.

José Gil Fortoul decía “Medina está caído. En lugar de tomar cerveza con los oficiales de la tropa, se la pasa por el Country bebiendo whisky con la clase adinerada”.

Desde que llegó al país y su consumo comenzó a masificarse, Venezuela se coloca entre los primeros en el ranking de países consumidores de whisky. Las casas Boulton, de la familia Boulton, conocida por sus operaciones y desempeño en el mundo empresarial hasta hoy, fueron los primeros en importarlo en grandes cantidades y trajeron toneladas de cargamentos de Highland Queen, 15 years old, y también Grand 15.

“Ahí empezó a caer el consumo de coñac, sobre todo de aquella marca Remy Martin, que solía aparecer con la imagen de los tres mosqueteros alzando sus floretes y diciendo: Juramos no tomar si no es el mejor coñac de Francia”, relata Samuel Estrada.

Competencia y categoría. El venezolano siempre ha sido uno de los más consumidores de whisky del mundo. Estudios revelan que somos los primeros compradores de whisky 18 años y los terceros en la categoría de 12 años.

En un recorrido por las licorerías de las parroquias Santa Rosalía, Sucre y San Juan se pudo comprobar que la bebida sigue siendo la preferida, sobre todo en época navideña; sin embargo, su consumo ha ido descendiendo y el ron se ha colocado muy cerca de las estadísticas de consumo. Según explican los vendedores de licores, de 11 botellas que se venden al día en una licorería, 5 son de whisky y 6 son de ron.

Roberto Azuaje, dueño de una licorería en la calle Colombia de Catia, cuenta que los precios se mantienen desde hace tres meses pero no hay casi botellas.

“El mes pasado llegaron a un precio a dólar Sicad I y a las dos semanas llegaron a Sicad II, por lo que se hace complicado comprarlos y eso tumba las ventas. Los que ya tenemos en el depósito fueron comprados a Sicad I, pero se han ido acabando”, dice el comerciante.

El periodista Humberto Márquez dice que en materia de consumo de whiskies hemos batido récords: “el mejor mercadeo del mundo fue el del whisky en Venezuela y fue brutal, lo primero que regaron fue que el ron subía la tensión, de aquí en adelante solo whiskies mayores de 18 años, y vemos a ricos y pobres cumpliendo la sentencia aun y cuando los precios cada día son más difíciles. En cuanto a la cerveza, es la bebida más consumida, y el brandy fue otro que llegó importado como el Cardenal Mendoza, Gran Duque de Alba y Lepanto, exquisiteces al paladar”, explica.

Hasta el 2010 Venezuela fue uno de los 10 países más consumidores de whisky en el mundo, en el 2014 es el quinto país más consumidor teniendo como preferidos los 12 y 18 años.

Sin embargo, el ron ha ido ganando más y más terreno, y entre el 2013 y el 2014 cayeron las ventas en el país 30% por la subida del dólar, por lo que el ron creció en ventas y lo superó 25%, con casi 15,8 millones de litros, según la Asociación de Whisky Escocés, un organismo con sede en Edimburgo.

Miguel Ojeda, dueño de la licorería La Liebre, en la parroquia Santa Rosalía, explica que el mercado de licores en Venezuela es variado. “Durante muchos años hemos sido líderes en el consumo de whisky pero no por eso hemos dejado de tomar otras bebidas; la caña siempre se vende. Este año tenemos unos precios más altos, pero la gente igual sigue comprándolo y la venta depende del año de cosecha y del consumo; por ejemplo, el Etiqueta Negra es más barato y por ende más vendido que el Buchanans, pero no por eso deja de venderse el Buchanans. Lo que nunca va a cambiar es que el whisky tiene más cancha que el ron así ahora sea una competencia directa”. Esta impresión es compartida por otros licoreros que fueron consultados durante el recorrido por Caracas.

Fidelidad ante todo. Entre los consumidores las preferencias no varían; quienes están acostumbrados a tomar el escocés en las rocas o puro, aseguran que la calidad no se compara con otra bebida.

“Es verdad que está más caro que antes, pero es mejor pagarlo al precio que esté antes que consumir otra bebida más barata”, asegura Maricarmen Ochoa, una compradora de licores.

Hay diferentes tipos. Pese a lo que muchos creen, los whiskies vienen en diferentes tipos: de malta, de grano, mezcla de malta. El japonés es considerado como un ron y es casi el 15% del whisky a base de cebada, y el de única destilería es mezcla de grano y de malta de 10% y 15%.

CIFRAS

102 años han pasado desde 1912, cuando comenzaron a llegar las primeras botellas de whisky al país. Venezuela es el 5º consumidor de escocés en el mundo, superada solo por Estados Unidos, Francia, España y Corea del Sur, que en su conjunto tienen una población que superan los 400 millones de habitantes, según datos ofrecidos por el Consorcio Licorero Nacional, C.A., ubicado en Aragua.

20% del presupuesto familiar y mensual invierte el venezolano para el consumo de bebidas alcohólicas entre cerveza, whisky y ron, según revela un estudio de mercado de la empresa Quantum Research.

26 millones de litros es lo que se consumió en Venezuela en ron durante el año 2013, superando a Cuba y a Puerto Rico, que son por excelencia los países más consumidores de esta bebida.

La historia de un competidor

El origen del ron en Venezuela se remonta al año 1796 en Oriente, cuando la caña de azúcar llegó a Venezuela con la conquista española, procedente desde lo que hoy es República Dominicana. “La historia del ron Santa Teresa es muy hermosa, aunque triste y alegre también; Panchita Ribas, sobrina de José Félix, tío del Libertador, huye a Barlovento salvada por una esclava que la compra con sus ahorros a un realista que la iba a secuestrar; vuelve y recupera sus tierras, aparece el primer Vollmer, se casan y el hijo compra la hacienda del Conde de Tovar, fundada en 1796, y ocurre la magia del ron naciendo de sus propias cenizas. Pero el ron nunca estuvo muerto, estaba de parranda. Después se convirtió en una bebida de arrabal y de esquina con rocola incluida”, asegura Humberto Márquez.

Fuente: Últimas Noticias

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend