Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

The Economist: Maduro usó más efectivos para capturar a Ledezma que Obama con Bin Laden

En la tarde del 19 de febrero, dice The Economist, un grupo numeroso de hombres armados, algunos con sus rostros cubiertos, ingresaron en las oficinas de Antonio Ledezma, el alcalde metropolitano de Caracas, situadas en el sexto piso de un edificio, en la urbanización El Rosal. Algunos portaban rifles de asalto; otros, pistolas, y al menos uno cargaba con un escudo protector, de esos empleados por la policía para enfrentar disturbios.

Los hombres armados, que no se identificaron, rompieron con una mandarria la puerta de vidrio de la oficina de Ledezma. Cuando el alcalde exigió que le mostraran la orden, sus atacantes respondieron con insultos.

Detencion-Ledezma-Bin

El diario TalCual dijo que cuando Ledezma exigió a sus captores mostrar la orden de arresto, “La respuesta de un supuesto comisario del Sebin, que dirigió el ataque”, habría sido “¡Qué bolas tienes tú!”, para luego “entre empujones y golpes, llevarse al alcalde detenido”.

El mismo comisario, según palabras del diputado Richard Blanco, fue “quien hizo varios disparos al aire para dispersar a los funcionarios de la Alcaldía Metropolitana y los familiares” que repudiaron la incursión armada.

A las puertas de la oficina de Ledezma había una flotilla de vehículos que parecían “salidos de un filme de acción”, dijo la revista británica, entre ellos Hummers negros y flamantes vehículos todo terreno. Los agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia no suelen trasladarse en carritos por puesto.

“El abogado del alcalde dijo que alrededor de 80 hombres participaron en el operativo”, dijo The Economist. Y añadió: “Barack Obama envió menos soldados para matar a Osama bin Laden”.

CRUZANDO EL RUBICÓN

Nadie supone que la Venezuela que anocheció con el arresto de Ledezma es la misma del día anterior. El título de The Economist al artículo analizando lo ocurrido el 19 de febrero es “Sliding toward dictatorship”,  deslizándose hacia la dictadura. Y el subtítulo es aún más contundente: “El arresto del alcalde de Caracas indica que el régimen hará todo lo que resulte necesario para mantenerse en el poder”.

Hasta The New York Times, que ha mostrado gran timidez a la hora de reseñar la inmersión de Venezuela en el caos y en el autoritarismo, salió finalmente a evaluar con ojo crítico el gobierno de Maduro.

En un artículo con el título “Arresto de alcalde acusado de sedición profundiza la sensación de crisis en Venezuela”, Girish Gupta dijo que según “sugieren muchos críticos del gobierno”, la detención de Ledezma “es una manera de silenciar a la oposición, antes de las elecciones legislativas” de diciembre.

Gupta recordó también que “la oposición está en condiciones de convocar a un referéndum revocatorio para el 2016” en el cual podría pedirse la remoción de Nicolás Maduro del Palacio Miraflores.

“La impopularidad de Maduro”, dijo el corresponsal de The New York Times, “combinada con las dificultades económicas, acrecienta el temor de grandes disturbios como los registrados a comienzos del año pasado”.

Pero más ominosas fueron las palabras de David Smolansky, alcalde de El Hatillo, y miembro de una agrupación opositora. Smolansky declaró a Gupta: “Todos aquellos que expresamos puntos de vista diferentes a los de Nicolás Maduro, tenemos los días contados. La cuestión es averiguar cuándo caerá la guillotina”.

The Economist es más categórico en sus dudas. Por una parte, señala que la oposición venezolana representada por la Mesa de Unidad Nacional, a fin de no caer en la trampa de demostraciones violentas, “corre el riesgo de responder con demasiada timidez” a la arremetida del gobierno contra sus dirigentes.

Y en ese caso, “simpatizantes de la oposición, muchos de los cuales son muy escépticos de que se pueda desalojar al gobierno en las urnas” podrían quedarse en su casa el día de los comicios.

Esto es, añade la revista londinense, “Si es que realmente se convoca a elecciones. Algunos comentaristas piensan que si todo lo demás fracasa, el gobierno está dispuesto a declarar el estado de emergencia y suspender la constitución. Crecen las evidencias de que hará todo lo que resulte necesario para mantenerse en el poder”.

UN HÉROE DE NUESTRO TIEMPO

Es bueno recordar que la incursión de los Seals encargados de matar al líder de al–Qaida no ocurrió en territorio norteamericano, sino en Pakistán, una nación soberana que tiene un millón de soldados bajo sus armas y cuyo ejército ha participado en tres cruentas guerras contra su tradicional enemigo, India.

Por lo tanto, al menos de manera hipotética, podían correr algunos riesgos. En cambio, la incursión de los agentes del SEBIN en la oficina de Ledezma muy difícilmente pueda compararse.

Se han hecho varias películas sobre esas misiones peligrosas que realizan soldados norteamericanos en territorio enemigo. Y generalmente han sido éxitos de taquilla. Es muy emocionante observar a efectivos militares deslizarse por sogas desde helicópteros, caer a tierra, correr agazapados, y llegar a un escondrijo de los malos, que por alguna extraña razón, nunca son muy diestros a la hora de avizorar el horizonte en busca de enemigos. Siempre algún corpulento soldado norteamericano, que se desliza con la elegancia de una gacela, le tapa la boca al vigía de turno, y lo despacha sin que pueda emitir un solo grito.

Pero ¿algún cineasta bolivariano puede pensar en algo similar a la hora de filmar la captura de Ledezma? Bin Laden era un hombre que alentaba insensatos sueños de grandeza.

Su demolición de dos gigantescos rascacielos estrellando aeronaves comerciales y matando a casi 3.000 personas, lo ubica en un sitio muy especial en la historia de la humanidad. Pero ¿cree Maduro que pasará a la historia por ordenar el arresto de Ledezma? ¿Es acaso ese su legado a la historia?

Ledezma es un hombre modesto, que tiene la mala costumbre de participar en elecciones y ganarlas. Obtuvo en dos ocasiones consecutivas el cargo de alcalde metropolitano de Caracas, con más de 700.000 sufragios. Apenas días después de su victoria, en el 2008, el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías le quitó la mayor parte de su autoridad y un 95 por ciento de su presupuesto administrativo. Y sin embargo, fue reelecto en limpios comicios democráticos en el 2013.

En realidad, en cualquier parte del mundo civilizado –sí, todavía existen partes civilizadas en el mundo– Ledezma sería un héroe civil. Y lamentablemente, los héroes civiles no reditúan tantos éxitos en taquilla como los hombres fuertes fanfarrones, de esos que nunca ganan batallas, pero son buenos anunciando que las ganarán en el futuro.

¿Hasta cuándo seguirá Maduro alzando el puño en alto, anunciando victorias inexistentes que están convirtiendo a Venezuela en un remedo burlón de Cuba? Es obvio que para obtener finalmente un éxito de taquilla, Maduro deberá revisar el libreto.

Escrito por: @mszichman / Fuente The Economist / Vía Tal Cual.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend