Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

Capriles: “Mejor hablar con la verdad y no como hace este gobierno que habla desde la mentira”

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, destacó que Venezuela todos los días amanece con nuevos problemas. Denunció que el Gobierno gasta millones que deberían ser utilizados para la solución de los mismos. Por lo tanto el líder opositor aseguró que el Ejecutivo “haga lo que haga” no lograrán contener el descontento de los venezolanos producto del modelo fracasado. “Hoy 80% de los venezolanos están insatisfechos por esa cadena de errores y desaciertos de quienes gobiernan en nuestra Venezuela”, reseñó el portal de El Venezolano.

Henrique Capriles Radonski sobre protestas

 

A continuación la columna completa:

Los venezolanos no dejamos de ver con asombro e indignación cómo mientras nuestro pueblo todos los días pasa trabajo, con la inflación y escasez batiendo récord, la criminalidad actuando impunemente y con expectativas que no se cumplen, el gobierno gasta millones, que deberían utilizarse para dar solución a cientos de problemas, en una campaña propagandística para intentar detener lo inevitable: la caída de popularidad de un gobierno que por donde se mire colapsó.

Hagan lo que hagan no lograrán contener el descontento producto del modelo fracasado. Todas las acciones que toman son contrarias a la expectativa de los venezolanos. Todos los días, por donde metamos la cabeza, nuestra Venezuela amanece con nuevos problemas y otros que se acentúan.

Hoy 80% de los venezolanos están insatisfechos por esa cadena de errores y desaciertos de quienes gobiernan en nuestra Venezuela, pero esto no quiere decir que ese pueblo automáticamente respalde otra opción. Y esa realidad, todos deberíamos tenerla clara, por mucho que nos moleste. A la gente hay que contarle la película completa y decir la verdad completa, aunque a veces suene antipática, pero mejor hablar con la verdad y no como hace este gobierno que habla desde la mentira.

El gran reto para quienes adversamos este modelo es precisamente organizar, articular y canalizar esa insatisfacción en los barrios, caseríos y en todos los sectores populares. Decirle a nuestro pueblo no solo con palabras sino con hechos que sí es posible construir juntos un país de oportunidades y progreso para todos.

Esa precisamente ha sido nuestra labor en Miranda, donde el único requisito para atender al pueblo es tener la necesidad. En el estado que nosotros gobernamos la política partidista está fuera de las instituciones y de las ayudas que damos, porque todos entendemos el sentido que debe tener el servicio público para lograr resultados y no jugamos con las necesidades de nuestro pueblo para chantajearlo. Buscamos el progreso de todos para que no dependan más nunca del gobierno de turno.

Frente a la situación que hoy vivimos en nuestro país urgen dos acciones: reunificarnos, porque los ataques entre quienes queremos un cambio, lejos de cooperar, ayudan es al gobierno. Todos queremos lo mismo, tener una Venezuela de oportunidades y progreso, y aunque haya diferentes planteamientos, al final todos perseguimos un mismo camino. Por otro lado, debemos conectarnos con los problemas más importantes, unirnos y organizarnos para reclamarles a los responsables de esta crítica situación, las soluciones que nos permitan avanzar como venezolanos y además lograr que muchos que no saben puedan estar claros de quién es el verdadero responsable del caos que vivimos.

Queremos insistir en que la crisis social, política y económica de nuestra Venezuela no la resolvemos enfrentándonos pueblo contra pueblo. La lucha no es entre venezolanos sino contra un grupito que quiere que todos estemos a su servicio y que tiene secuestradas las instituciones para mantenerse en el poder.

Este gobierno tiene que entender que la crisis no se resuelve con muertos, heridos, torturados, detenciones y estudiantes presos, muchos de ellos menores de edad. Tampoco dejando que el gobierno imponga su agenda y terminemos enfrentándonos con otros. Este gobierno ha demostrado, en reiteradas ocasiones, que no le importa la vida de los venezolanos, lo único que le importa es el poder y por eso apelan a cualquier artificio para intentar oxigenarse, pero nada de eso frena la gravedad que hoy los venezolanos viven en la calle.

La violencia, ataques y enfrentamientos entre venezolanos ayudan es al gobierno. A ellos tampoco les importa arrastrar y hundir en su desastre y caos a las instituciones, incluyendo a nuestra FANB, a cuyos miembros ordena reprimir, violentando los derechos humanos y además criminalizando a quienes, en su legítimo derecho, se encuentran en la calle protestando en contra de la inseguridad, el alto costo de la vida y reclamando un futuro mejor.

Si bien no podemos meter en el mismo saco a todos los militares, jueces y fiscales, porque en nuestra Venezuela hay muchos funcionarios honestos y apegados a la Constitución, queremos recordarles a quienes actúan al margen de la ley, que todos los abusos y atropellos en contra de nuestro pueblo, más temprano que tarde se pagan.

Hoy, lamentablemente, quienes están al frente de esas instituciones derrochan eficiencia para perseguir y encarcelar estudiantes, mientras la delincuencia hace de las suyas bajo la sombra y complicidad de esos funcionarios. Sería bueno que le explicaran al país, dónde están hoy los responsables de los 160 casos de tortura que reposan en Fiscalía, aunque extraoficialmente se habla de al menos 500 casos, amén de las violaciones de derechos humanos a cientos de jóvenes que han sido detenidos en las calles de Venezuela.

Así funciona la Fiscalía y todo el Sistema de Justicia en nuestra Venezuela, aquí asesinan a 50 personas en un día y no mueven ni un dedo, pero basta que sea un hecho político o que el gobierno se sienta amenazado, para que rápidamente salgan a actuar en la madrugada y en tiempo record, como lo hacen contra los estudiantes, quienes paradójicamente están en la calle pidiendo justicia; pero no vemos la misma rapidez y eficiencia en contra de quienes cometen graves delitos.

Quebraron la justicia, quebraron el país, pero jamás podrán quebrar la esperanza de millones de venezolanos que buscamos algo mejor. No les quede ninguna duda de que vendrán mejores tiempos. Nuestra Venezuela está destinada a ser un país de progreso y a eso es precisamente a lo que le tienen miedo los del gobierno. Por eso no dan una muestra concreta de querer dialogar.

Les aterra la democratización del poder parlamentario, el equilibrio en el Consejo Nacional Electoral, que devuelva a la gente la confianza. Les aterra la instauración de un Tribunal Supremo de Justicia apegado a la Constitución, un Ministerio Público en el que los fiscales sean designados por concurso y una Defensoría del Pueblo que funcione.

Estas y muchas otras son las razones que sobran para que nos unamos como venezolanos. Las voces de los estudiantes que hoy están en las calles reclamando sus derechos se unen a las voces de los millones de venezolanos que claman por tener acceso a los servicios básicos en sus comunidades, o a los millones que claman por un sistema de salud que funcione, o a las millones de madres que rezan todas las noches para que sus hijos lleguen sanos y salvos a casa.

A todas estas voces les reiteró nuestro respaldo, apoyo y respeto. Mientras Venezuela esté llena de problemas, tienen todo el derecho de exigir y alcanzar un cambio. Solo les pido que no pisen el peine de la violencia que pone todos los días el gobierno. ¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!

Comparte esta noticia entre tus contactos y déjanos saber tu opinión al respecto.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend