Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¿CHAVISTAS DESPERTANDO? Aporrea: “Son medidas imbéciles, improvisadas, torpes y piratas”

El reconocido periodista y escritor crítico de la tolda roja Alberto Nolia, ha publicado en el portal Aporrea un caliente artículo denominado “Cianuro en Gotas 60” donde admite la incapacidad del gobierno respecto a la actual crisis política y económica. Aseguró que “se aprecia tanta torpeza, en lo económico y en lo político, que da miedo el permiso a verdaderos bolsas para tomar decisiones cruciales”. Un artículo 100% recomendado para comprender la posición del chavismo crítico.

Cianuro en Gotas 60 por Alberto Nolia:

chavistas decepcionados de Nicolas Maduro

Las medidas cambiarias probablemente sean la mayor metida de pata gubernamental en los últimos 15 años. No hay por donde defenderlas y lograron el curioso efecto de poner contra ellas a los escuálidos -como era previsible, porque se oponen a cualquier cosa- y a la casi totalidad de los chavistas. Se trata de unas normas imbéciles, improvisadas, piratas y a contramano. Los razonables precios del petróleo, la buena situación de las reservas e, incluso, hechos que no dependen de la voluntad de Venezuela, como la subida del oro en el mercado internacional (cuánta razón tuvo Chávez al presionar para que se cambiara a oro buena parte de los activos internacionales del Banco Central y, paralelamente, dónde se meterán la lengua todos esos sabios economistas opositores que tanto criticaron la decisión), más bien presagiaban una salida optimista: elevar los cupos para viajes y, muy especialmente, la ridícula asignación para compras en el exterior. Se aprecia tanta torpeza, en lo económico y en lo político, que da miedo el permiso a verdaderos bolsas para tomar decisiones cruciales. Es más, en este caso las medidas son tan abiertamente absurdas, que despiertan sospechas de que buscan desestabilizar desde adentro.

Una de las características de las normas cambiarias es que demuestran no sólo una piratería e improvisación terrible, sino también que tenemos funcionarios de alto rango sin corazón, sin alma, sin sensibilidad. Decisiones de ese tipo se tienen listas en los últimos días del año, para que entren en vigor el primero de enero. Sólo los canallas mantienen en la incertidumbre a la gente durante casi un mes. Esos desalmados crearon verdaderas tragedias. Fue un golpe horrendo para personas que iban a viajar empezando 2014, y se encontraron en el limbo. Esa conducta es inaceptable y contrarrevolucionaria. A los revolucionarios les duele el sufrimiento de la gente. Sólo los canallas causan tanto daño no sólo con su estupidez y piratería, sino por su desidía y desdén hacia la gente común. Pero hay que ver cómo esos mismos seres sin entraña corren para no afectar los intereses de los ricos.

Por cierto, ningún funcionario ha explicado porque las medidas cambiarias, que se sabía iban a adoptarse, no estaban listas a fines de 2013. No dan explicación simplemente porque no la hay o, mejor dicho, porque nadie sale a admitir que es un pirata que improvisa con un tema crucial.

Alejandro Fléming, el padre real de la devaluación, guarda un cauteloso silencio sobre el tema. Prácticamente no declara y se limita a enviar ocasionales gacetillas a la prensa. El bulto se lo tuvo que echar Rafael Ramírez, que en relación con este tema sale más que muerto’e mango, pese a que es tradicionalmente discreto. Es él quien se quema, sin ser el padre de la criatura.

Por cierto, Alejandro Fléming hace bien en callar, porque cuando habla, la pone. Para justificar la plasta de las medidas cambiarias contra la clase media y popular, aseguró que con el drástico recorte a los viajeros, a las remesas y a las compras en el exterior, se ahorrarán 1.576 millones de dólares. Aun suponiendo que la cifra sea cierta, es una solemne imbecilidad, una simple majadería asumir el enorme costo político de esa decisión, que aleja todavía más de la revolución a la clase media, para ese ahorro miserable. El monto representa poco más del 1 por ciento de las divisas que le ingresan al Fisco. Hay que ser bien pendejo para formar ese zaperoco por un supuesto ahorro ridículo.

El problema con las divisas no es lo que gastan los viajeros, los estudiantes o con las compras en el exterior. En cifras redondas, todos esos conceptos son apenas 5 mil millones de dólares. Donde está el rollo, y eso no lo tocaron los pendejos y culillúos, es en los más de 50 mil millones de dólares en importaciones del sector privado. De esa cifra, al menos 15 mil millones es sobrefacturación. Es dinero que se roban los empresarios. A finales de año vimos ejemplos horribles de cómo los importadores especulan, cobrando precios exagerados y, encima, lograron muchos más dólares de los que valía su mercancía. Es en los 50 mil millones, y no en los 5 mil, donde realmente se puede ahorrar. Los bolsiclones que tomaron estas medidas equivalen a un médico que le llegue un paciente que se desangra con una arteria seccionada, pero dedica su esfuerzo a curarle una uñita encarnada. Hay un chorro de más de 50 mil millones, y tratan de ahorrar en las goticas de 5 mil.

Dicho sea de paso, los autores de las medidas cambiarias carecen de autoridad moral para ellas. No se le puede imponer sacrificios a la clase media y popular, cuando el empresariado se lucra con los dólares de Cadivi. La pregunta obvia es dónde están los presos por sobrefacturar ¿Qué pasó con los comerciantes detectados sobrefacturando, con las cifras del sobreprecio leídas en televisión por Alejandro Fléming? Resulta insólito que tengamos ministros culillúos o sobornados. Funcionarios que toleran la más absoluta impunidad para los ricos, pero son muy valientes contra los pobres. Así no actúan los revolucionarios, pero sí los cortesanos y jalabolas.

Fuente: Aporrea.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend