Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡LA CULPA ES DE LA VACA! Comunicado oficial del CICPC sobre asesinato de José Odremán

Este domingo, el director del organismo de investigacion criminal de Venezuela, CICPC, José Gregorio Sierralta, informó de manera oficial los detalles de la averiguación realizada por ese organismo de seguridad venezolano en el caso del miembro del colectivo chavista asesinado, José Odremán. Aseguran que Odreman fue asesinado por pertenecer a una peligrosa banda de delincuentes causantes de varios homicidios, ¿Y para eso no existe un sistema de justicia en el país? Nos preguntamos.

Prensa nacional censuro la balacera de 9 horas entre CICPC y colectivos

A continuación el comunicado:

¿Qué sucedió el martes 7 de octubre en Quinta Crespo?

*** En el Cicpc señalan que Odreman lideraba una peligrosa organización delictiva integrada por más de 25 hombres, de los cuales 5 resultaron abatidos, 5 han sido aprehendidos y buscan a 15 más plenamente identificados

*** José Odremán siempre estuvo en contra del Gobierno Bolivariano y una vez fallecido el presidente Hugo Chávez, creó un grupo que autodenominó colectivo, siendo rechazado casi de inmediato por el Secretariado Revolucionario de Venezuela, por su implicación en delitos

Los sucesos acaecidos el pasado martes 7 de octubre del presente año en el edificio Centro Manfredir, ubicado en la parroquia Santa Teresa del municipio Libertador, en pleno centro de Caracas, causaron conmoción en la opinión pública nacional al verse involucrados en los hechos el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y cinco individuos que en dos diferentes sucesos resultaron muertos, sin que hasta ese momento sus nombres tuviesen alguna trascendencia mediática en la población venezolana.

Ese mismo día, al final de la tarde, el Director Nacional del Cicpc, Comisario General José Gregorio Sierralta, informó que estos sujetos no formaban parte de ningún colectivo, sino que eran integrantes de una banda delictiva dirigida por José Odreman y que estaban siendo investigados por una serie de homicidios ocurridos durante el presente año en la ciudad capital.

Cabe preguntarse ¿quién era esta persona identificada por las autoridades como José Miguel Odreman Dávila, de 43 años de edad? Los primeros datos refieren que se trataba de un sargento primero que salió jubilado, de manera forzoza, de la extinta Policía Metropolitana (PM) en el año 2011, luego que este organismo de seguridad fuese eliminado por Decreto Presidencial de Hugo Chávez debido a las múltiples irregularidades y graves violaciones a los Derechos Humanos.

Al hacer una revisión documental se constató que cuando Odreman estuvo bajo el mando directo del alcalde metropolitano Alfredo Peña y su Secretario de Seguridad ciudadana Iván Simonovis, Odreman firmó en contra del presidente Hugo Chávez Frías, apoyando el referéndum revocatorio realizado en el año 2004. Posteriormente, fungió como vocero de los funcionarios que se negaban a la eliminación de la Policía Metropolitana y solicitaban un referéndum consultivo para preguntarle a los caraqueños sobre el destino de ese Organismo. En esa época también denunció que desde el Ministerio del Interior y Justicia preparaban una serie de jubilaciones “ilegales”.

Una vez ocurrida la muerte del presidente Chávez, el sargento primero aparece al frente de un supuesto movimiento autodenominado “Frente 5 de Marzo”, el cual operaba en la zona de Cotiza, donde se instalaron en la antigua comandancia de la PM. Sin embargo, un vocero del Secretariado Revolucionario de Venezuela señaló recientemente que “desde hace un año y medio la plana mayor del secretariado había expulsado de sus filas a José Odremán, ya que tenían fuertes indicios que el líder del Frente 5 de Marzo estaba incurso en situaciones irregulares”, según informó la periodista Jenny Oropeza, a través de su cuenta twitter @jennyoro1.

Actuación del Cicpc

Una fuente de alta credibilidad informó que el Cicpc le venía siguiendo los pasos a esta peligrosa banda hamponil, gracias a las exhaustivas pesquisas y experticias técnico-científicas, las cuales arrojaron que era liderada por José Miguel Odreman Dávila (43) y su lugarteniente Carmelo Ramón González (27), quienes se camuflaron bajo la figura de “colectivo” para burlar a las autoridades y cometer delitos.

La fuente agregó que estas investigaciones se acentuaron debido a la aplicación de una estrategia para combatir a las bandas organizadas a través de un sistema georeferencial, implementado a nivel nacional por el cicpc con resultados altamente positivos en la lucha a los delitos de alto impacto, tales como homicidios, secuestros y robos de vehículos.

Las pesquisas señalaban a la banda de Odreman como autora de al menos 4 casos de homicidios, donde aparecen como víctimas siete personas, hechos ocurridos en Caracas durante el presente año. Igualmente, informes de inteligencia señalan que esta organización criminal cobraba de vacunas a comerciantes del centro de Caracas (practica policial de la extinta PM) fomentaba la prostitución en la zona y protegía a delincuentes que cometían robos y luego se escondían en el edificio Centro Manfredir del sector Quinta Crespo.

Uno de los casos investigados por el Organismo Detectivesco, atribuidos a Odreman, es el triple asesinato, por múltiples heridas causadas por arma de fuego, del funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) Francisco Antonio Viloria (24), Yohanny Wilfredo Rojas Figueira (22) y Luar Rafael Pérez Fuentes (35), ocurrido el 9 de enero en el barrio José Gregorio Hernández de Cotiza.

Otro homicidio múltiple pesa sobre esta organización delictiva, ocurrió en la parte posterior del Mercado de San Martín, parroquia San Juan, el 19 de abril pasado, las víctimas fueron identificadas como Johandry Carolina Calvo Torres (21) y Jesús Alberto Fajardo (35), ultimados a tiros. Los cadáveres presentaban signos de tortura y fueron localizados embalados en bolsas de basura, en las riberas del río Guaire.

Igualmente, aparecen involucrados en el crimen de Hernán Celestino Paraqueima (53), localizado maniatado con signos de tortura y presentando heridas por armas de fuego, hecho ocurrido en la avenida Boyacá, a la salida de San Bernardino, el 5 de mayo; mientras que a Yohan José Alaya Pérez (33), lo ultimaron de varios impactos de bala el 5 de agosto en San Agustín del Sur, luego de ser sometido a terribles torturas, incluso le arrancaron las uñas. El cadáver estaba maniatado hacia atrás y tenía un vendaje en los ojos.

En el desarrollo de las exhaustivas investigaciones sobre esta banda, el pasado martes 7 de octubre, una comisión del Cicpc se dirigió al Centro Manfredir, ya que las pesquisas indicaban que en ese lugar operaba la banda de Odreman, bajo la fachada de “colectivo”, y allí había sido torturado Alaya Pérez, específicamente en el sótano, además de que un vehículo Chevrolet Camaro de colores rojo y blanco, incriminado en ese caso, se encontraba en el estacionamiento. Los funcionarios fueron atacados a tiros en el sótano por dos sujetos, integrantes de la banda de Odreman, quienes esgrimieron armas largas tipo escopeta, y después de un intenso tiroteo resultaron heridos Carmelo Ramón González Serrano (27) y José Angel Tovar Contreras (25), falleciendo luego de ser trasladados a un centro asistencial. Los funcionarios se retiraron del lugar después de recolectar las evidencias criminalísticas correspondientes.

Posteriormente, acudió al lugar Odreman, acompañado de un grupo de sujetos violentos, quienes se dedicaron a fomentar la agitación del orden público, lo que llamó la atención de los medios de comunicación, y es entonces cuando el sargento jubilado de la extinta Metropolitana declaró en contra del Ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz.

Dos horas más tarde, otra comisión perteneciente al Departamento de Aprehensión del Cicpc, que de manera rutinaria pasaba por ese sitio a bordo de una unidad identificada, fue interceptada de manera violenta por un grupo de sujetos armados liderados por Odreman. Los funcionarios fueron obligados a descender de la patrulla, despojados de sus armas de reglamento y obligados a ingresar al sótano de la citada edificación, pero uno de ellos había logrado solicitar auxilio puesto que sus vidas corrían peligro.

Comisiones del Cicpc se presentaron al lugar e intentaron mediar con los integrantes del grupo de violentos, para que depusieran su actitud y liberaran a los 3 detectives tomados como rehenes. Pero, el sargento esgrimió una granada con la cual amenazó a los presentes, lo que desencadenó un intercambio de disparos, resultando mortalmente herido José Miguel Odreman Dávila (43). Simultáneamente, se producía otro enfrentamiento en el interior del edificio, donde resultan abatidos Michael Antonio Contreras Bernal (31), exfuncionario de la Policía Municipal de Caracas, y otro sujeto que no portaba documentos de identidad, lográndose el rescate de los detectives que tenían como rehenes.

En este procedimiento se recuperó una moto Kawasaki, perteneciente a la GNB, solicitada por robo, y se incautaron un vehículo Chevrolet Camaro RS, cuatro pistolas, dos escopetas, un chaleco antibalas y la granada.

Entrevistas a residentes de la zona

Al hacer un recorrido por el sitio donde se registró este suceso se pueden palpar dos realidades que marchan paralelas y donde se entremezclan miedo, temor a represalias, silencio cómplice y unas pocas personas dispuestas a ofrecer declaraciones, pero solicitan el anonimato para expresar sus opiniones.

Un vecino señaló que “desde que esa gente invadió ese edificio, allí ocurren cosas raras; aumentó la criminalidad en la zona, allí consumían y vendían drogas, celebraban fiestas a todo volumen hasta altas horas de la noche, lo que atraía a mujeres de la mala vida, lo que causa zozobra entre los que llevamos años viviendo aquí”.

Otra persona indicó que “para nadie era un secreto que allí ingresaban vehículos de todo tipo, al parecer robados, que de día y de noche se presentaban situaciones extrañas, personas que de golpe entraban corriendo y se ocultaban en el estacionamiento. Se dice que los comerciantes cercanos tenían que pagar cierta cantidad de dinero para poder seguir vendiendo en sus negocios sin problemas”.

Luego de los dos enfrentamientos se originó una especie de guerra mediática a través de las redes sociales, donde se enfrentaban la realidad de lo ocurrido y una realidad virtual, manipulada y con tergiversaciones, donde colocaban fotos y videos, con montajes para confundir a la población.

El twitter del Frente 5 de Marzo (@Colectivo5M) estuvo muy activo y acusó a las altas autoridades gubernamentales de corruptos y asesinos, pero la mayoría de los colectivos reconocidos a nivel nacional se deslindaron de las posturas y actuación del referido movimiento, manifestándolo a través de un pronunciamiento del Secretariado Revolucionario de Venezuela, y en su cuenta de la red twitter (@SecretariadodVz ) indicaron textualmente: “No podemos decir que Delincuentes, Infiltrados, Asesinos y Secuestradores son Revolucionarios. Respaldamos la acción del CICPC y el Gobierno”.

En el Cicpc mantienen su posición, las pesquisas y experticias técnico-científicas realizadas por los funcionarios arrojan que Odreman lideraba una peligrosa organización delictiva integrada por más de 25 hombres, de los cuales 5 resultaron abatidos, 5 han sido aprehendidos y buscan a 15 más plenamente identificados, quienes están implicados en al menos 4 casos de homicidio, con 7 personas ultimadas y varias heridas, además de los delitos de robo y cobro de vacunas a comerciantes.

Fuente: Diario de las Américas.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend