Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

Médico detenido en Táchira: “No tienen derecho a prohibirnos atender a un paciente”

Carlos Eduardo Pieper, médico residente del hospital “Doctor Patrocinio Peñuela Ruiz”, perteneciente al Instituto de Seguridad Social del estado Táchira, estuvo en el ojo del huracán el viernes 27 de febrero de 2015 por haber sido citado a rendir declaraciones ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

La razón del interrogatorio fue haber brindado atención médica a un estudiante de la Universidad de Los Andes (ULA) que presentaba una herida de gravedad, reseña Runrunes.

Referencial.

Referencial.

El galeno, de 27 años de edad, niega haber sido agredido en algún momento y evita calificar como “detención” las cinco horas que pasó en la sede del organismo policial; sin embargo, critica que no se le haya convocado por medio de una orden escrita.

El 27 de febrero se supo que usted había sido detenido por atender a estudiantes de la ULA heridos a raíz de las protestas que se han desarrollado en el estado Táchira. ¿Es eso cierto?

Hay que aclarar, no fui detenido; sencillamente se me solicitó que me trasladara a la sede del Cicpc en Táchira para rendir una declaración, pero no fui detenido, ni maltratado.

Entonces, ¿bajo qué términos lo llamó el Cicpc? ¿Tuvo usted opción de no trasladarse de forma inmediata, sino acudir en otro momento?

Básicamente me informaron que tenía que rendir la declaración inmediatamente, en ese momento tenía que trasladarme. Solicité que se me entregara algo por escrito, algo formal, para seguir con los canales regulares y eso no se siguió, a mí no se me entregó nada por escrito.

A mí se me solicitó que acudiera inmediatamente y yo no opuse resistencia. Sin embargo, no me pareció que no se siguieran los canales regulares. Yo la verdad desconozco de términos legales, pero ellos dijeron que era algo respectivo a flagrancia.

¿A qué se referían con flagrancia? ¿Encontrarlo a usted atendiendo al estudiante herido?

No, nada que ver con la atención al muchacho porque yo estaba cumpliendo mi labor. Llegó un paciente y yo lo que estaba haciendo era darle las medidas de emergencia, más nada. Yo soy médico, mi deber es con los pacientes y me remití a hacer lo que tenía que hacer. Las declaraciones fueron por el tipo de lesión que él tenía.

¿Cuál era el tipo de lesión que tenía? ¿Presentaba alguna herida por arma de fuego?

No, aparentemente no era una herida de bala ni por un artefacto, sino era por la clase de herida. Tenía una lesión por esfacelación de piel en la cara del antebrazo y en la región tenar del pulgar. Los funcionarios, en vista del tipo de lesión, decidieron trasladarse al hospital para obtener todo el tipo de información sobre los hechos.

El Cicpc buscaba entender por qué el muchacho tenía ese tipo de lesión, no estaban buscando detenerlo. Es una herida muy atípica que puede ser producida por traumatismo o por cualquier objeto cortante. El paciente en ningún momento refirió que había sido maltratado por los cuerpos de seguridad del Estado, sino que se había caído.

¿Supo qué pasó luego con el muchacho herido?

Yo atendí al paciente y él decidió retirarse bajo una figura que se llama “contra opinión médica”. Él mismo decidió retirarse, manifestó su deseo de ser atendido en otro centro. Yo me remito a mi parte de la emergencia y tenía otros pacientes que debía seguir atendiendo.

Volviendo a lo anterior, ¿el hecho de que usted no haya podido elegir el momento en que iba no habla de una detención arbitraria?

No hay una detención porque no hay una caución ni nada en mi contra, sencillamente el Cicpc pidió mi colaboración y me solicitó que me trasladara inmediatamente. Depende mucho de la situación y del contexto. Yo estaba de postguardia, tras 24 horas de guardia y colaboré para evitar alguna otra situación.

¿Le advirtieron de alguna medida en su contra si no se presentaba inmediatamente?

Me comentaron que si no aportaba la información se podría tomar como ocultamiento o falseamiento de información. No hay nada por escrito, por eso no es nada oficial.

Estuve aproximadamente desde las diez de la mañana, hasta las tres de la tarde rindiendo declaraciones.

¿En el transcurso del interrogatorio solo le preguntaron lo relacionado con la herida del muchacho? ¿Hubo alguna pregunta vinculada con ideología o política?

No, todo netamente sobre el examen físico del paciente, con respecto al tipo de herida. Nada con otra tónica.

¿Y por qué se tardaron cinco horas en preguntarle eso?

Yo me dediqué a narrar los hechos desde que comienzan, hasta que terminan. Me hicieron preguntas sobre cómo estaba el paciente. Luego puras cuestiones administrativas.

¿Conoce usted el caso de otros doctores que hayan sido detenidos en circunstancias similares? ¿La doctora Luisana Carrillo fue detenida junto a usted?

Sí, ella es mi compañera. Se nos solicitó a los dos que nos trasladáramos para dar la entrevista. En mi corta experiencia, de tres años de graduado, es la primera vez que veo esta situación. Siempre se siguen los canales regulares para que uno vaya a dar una declaración, pero en este caso, no sé si por la premura, se nos solicitó esto sin ningún tipo de orden.

Es la primera vez que en una institución como esta, que brinda atención de calidad y calidez, se solicita a médicos que abandonen su puesto y se trasladen inmediatamente a rendir declaraciones.

Usted ha agradecido en sus redes sociales el apoyo brindado por el gremio…

Los compañeros del IVSS se solidarizaron conmigo de inmediato. Hay que agradecer también a los médicos del hospital central y a la comunidad en general. Se ha sentido el apoyo del gremio y la comunidad. Nos acompañaron los asesores legales de la institución.

Diversos mensajes en las redes sociales dan cuenta de que, supuestamente, cuerpos de seguridad del Estado estarían obstaculizando la atención médica a los heridos en manifestaciones. ¿Qué puede decirnos al respecto?

Puedo hablar en mi caso particular. A mí nadie me ha prohibido brindar la atención médica. No han hecho nada, no nos han dicho nada hasta ahora. Ellos no tienen derecho a prohibirnos atender a un paciente.

El deber de un médico es atender a cualquier paciente, sea funcionario o sea estudiante. No hay distinción de raza, de credo, de ideología, ni nada. Nuestro deber es con el paciente, la cuestión legal ya corre por afuera.

Adriana Nuñez Moros / Runrunes

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend