Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡OTRA QUEJA EN APORREA! “Nicolás: ¿Hasta cuando se podrá aguantar esto?”

No hay, no puede haber buenas finanzas, donde no hay buena política. Buena política quiere decir, respeto a los derechos; buena política quiere decir, aplicación recta y correcta de las rentas públicas; buena política quiere decir, protección a las industrias útiles y no especulación aventurera para que ganen los parásitos del poder; buena política quiere decir, exclusión de favoritos y de emisiones clandestinas.

Chavistas-Decepcionados-Maduristas-Chavismo-Venezuela-05252014-7-800x533

No entiendo las declaraciones de los altos funcionarios del gobierno bolivariano, y las cifras que publican sobre la inflación. Muchos de ellos, no dejan de hablar de los avances en la economía venezolana que sólo ven ellos, basados en datos macroeconómicos, que nadie sabe quien se los elabora, y ignorando la terrible realidad que está sufriendo el pueblo venezolano, continuando la nomenklatura bolivariana con un discursillo, donde se “presume” de lo bien que marcha la situación económica nacional, obviando estructuralmente de cómo le hacen frente a las tropelías de la escasez, inflación, colas miserables, inseguridad ciudadana etc. La verdad es que la situación para el ciudadano venezolano de a pié no deja de empeorar día a día en este tercer trimestre de este año 2014.

Los sondeos sobre la escasez, y el alto costo de la vida, que escuchamos de las quejas del pueblo, es para ponerle los pelos de punta a cualquiera y que los diarios y medios de comunicación gobierneros del país ocultan, sino fuera por “las bondades de las redes sociales” y “la preparación del congreso del psuv”, así como el mundial de fútbol, que tienen llenas las portadas de los medios de comunicación públicos, pura parafernalia que le viene de maravilla al Gobierno Bolivariano para que no se hable de otra cosa en estos días, menos de la crisis eléctrica (puro pan y circo).

Cuando insistimos en hablar y criticar esto, es con la finalidad de alertar al presidente Nicolás Maduro para que corrija esta grave situación, la tasa de desempleados se ha ido incrementado y el porcentaje de población en situación de pobreza ha aumentado por la estanflación, la proporción de pobres alcanza a más del 50% de la población lo grafican las colas…y de esto no se habla, sería una buena ponencia de estudio para el congresillo psuvista.

Actualmente un alto porcentaje de la población venezolana se enfrenta a una situación de pobreza o de exclusión social por la inflación, y la escasez generalizada: ya la gente se ríe cuando desde el burocratismo parasitario se nos habla de “lo bien que vamos”.

La principal necesidad que debe atender el presidente Maduro es el de la alimentación, y según la evolución que vamos viendo en lo que llevamos de año, la situación no cesa de empeorar, aunque el Presidente diga que la economía venezolana va a despegar de este estancamiento atroz, lo que demuestra que nadie en el burocratismo está cumpliendo bien con sus deberes.

Ya sabemos desde hace mucho tiempo que a muchos burócratas lo que realmente les interesa es mantenerse en el poder, sea como sea, y que el bien común, del pueblo, es para ellos poco más que una frase hueca que se utiliza para ganar votos. Por ello gastan sus energías en desacreditar y descalificar a los que critiquen esta anomalía, y más cuando hay fuerzas emergentes descontentas, a nivel nacional por esta grave situación socioeconómica.

De esto continuar, las fuerzas descontentas en el 2015, pueden disputarles los escaños en el Parlamento Nacional al PSUV, para los que insisten en pleno siglo XXI mantener un sistema económico injusto a todas luces, y que acabó con el socialismo real en el siglo XX.

Hoy en la Venezuela Bolivariana señor presidente existen personas con trabajo, que están en una situación de exclusión social debido a la precariedad del mercado laboral, por la alta inflación lo bajo de los salarios según los expertos en la materia económica, y desde el alto gobierno siguen creyendo que la solución es seguir importando y no reactivar el sector productivo nacional: ¿Cómo puede mantenerse una familia con esta inflación y la especulación, que hacen estragos en los venezolanos que no se meten en esas miserables colas, que no le alcanza lo que ganan ni para medio alimentarse bien.

El número de familias atacadas por la espiral inflacionaria no para de aumentar, y los escasos subsidios a los que se pueden optar van menguando cada día tanto en número como en importe por la escasez de dólares, aunque se nos cuente que se está reduciendo el desabastecimiento.

Si esta situación continua lo que se está sembrando es un estallido social en cualquier momento, pero aquí hay un burocratismo estalinista, que está jugando, y sobre estimando la pasividad tradicional del pueblo venezolano. La pregunta de las mil lochas es: ¿hasta cuándo el pueblo venezolano podrá aguantar? Esta es la opinión de muchos venezolanos que escucho en las calles, no la mía. Esto lo he repetido hasta la saciedad, veré cómo se extingue todo esto.

Por: Edgar Perdomo Arzola / Aporrea

¡No olvides tus comentarios!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top