Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡REACCIONA EL CHAVISMO! En Aporrea están claros: Después de todo “DólarToday” tenía razón

Luego del debut del nuevo tipo de cambio, conocido como Sistema Marginal de Divisas (SIMADI), el cual hace su aparición con una tasa de cambio de Bs. 170 por dólar, el escenario, desde mi humilde punto de vista, se pone más confuso, y es que la situación me ha llevado a pensar si es que acaso los promotores de la conocida página “DolarToday” pasaron ahora a ser asesores del actual gobierno en materia económica o están participando directamente en este nuevo sistema, publica APORREA.

chavistas-decepcionados-llorando

¿Acaso la dirigencia de este gobierno no ha venido atacando a estos “especuladores” por ser uno de los principales autores que han estimulado el exagerado valor del dólar paralelo el cuál se ubicaba hasta la fecha de ayer en 189,55? Entonces es difícil entender que ahora este sistema, en el cual participarán el sector público y privado, irrumpa con una cotización tan alta, la cual se encuentre muy cerca del monto establecido por el portal antes mencionado, tomando en cuenta , además, que el ente responsable de fijar este precio es nada menos que el Banco Central de Venezuela.

En los últimos años, el gobierno ha venido implementando una serie de medidas vinculadas a este asunto con la finalidad de neutralizar un mercado paralelo que constantemente ha venido en aumento, primero nació el Sicad I, posteriormente, implementaron el SICAD II, y allí recordemos las palabras del ex Ministro Rafael Ramírez, cuando anunció que con la creación de este sistema se pulverizaría al dólar paralelo, cosa que sabemos no resultó, ya que luego de la implementación de ese mecanismo la cotización del dólar “guarimbero” , como ellos mismo lo denominaron, alcanzó niveles más altos hasta llegar al monto actual de casi 200 bs por dólar.

Ahora, con este nuevo sistema la promesa es la misma y mi pregunta es ¿Podrán esta vez cumplir con lo prometido o volverán a fracasar en su nuevo intento? Por otro lado, será de vital importancia el impacto que generará este nuevo mecanismo en el bolsillo de la clase obrera… esa que vive únicamente de su salario, es decir, la repercusión de este nuevo mercado en los niveles de inflación, ya que a pesar de las declaraciones oficiales de funcionarios del gobierno, quiénes han anunciado que no creen que esto ocurra, tendrá mis reservas al respecto.

Sencillamente, hay cosas que no vienen concordando en todo este entramado, tomaré un ejemplo, el gobierno ha venido alegando que para alimentos, medicinas y productos de primera necesidad se mantiene la tasa preferencial de 6,30 bs por dólar para “proteger al pueblo” y garantizar que estos productos sean accesibles. Sin embargo, si vamos al mercado vemos que ha habido un alza importante en productos alimenticios como: la carne, el pollo, la papa, el tomate, quesos y demás productos de charcutería; además, si vamos a la farmacia la situación va a ser muy similar, encontrando medicamentos que pasaron a costar dos, hasta tres o más veces de su costo anterior. Estas incoherencias son las que generan dudas en el momento que se anuncian este tipo de medidas, que de antemano, se venden a la población como las más perfectas pero que al pasar los días el impacto favorable no es palpable.

De tal manera, existe hoy por hoy una realidad muy difícil para los pobres de este país, situación que el actual gobierno intenta desconocer en su discurso, ventilando un paradigma que no tiene relación con lo vivido ¿A quién pretenden engañar? Acá los niveles de inflación se han disparado exageradamente, existe una distorsión económica terrible, a la cual se trata de combatir con mucha improvisación y pareciera que no se le presta una verdadera importancia a lo que viene ocurriendo al no tomar las medidas pertinentes que busquen contrarrestar la problemática que atravesamos a corto y mediano plazo.

Mientras todo esto ocurre, observamos a dos polos políticos que se acusan entre ellos de ser los responsables de la crisis, y a un gobierno con una lectura muy vaga de la situación económica que se vive día a día o que simplemente se hacen los ciegos ante el desastre que ocurre, esperando por un milagro que llegue del cielo para remediar todo este desbarajuste: un comportamiento que no podemos entender de una dirigencia que se autoproclama revolucionaria y socialista, incapaz de actuar contra la logica especulativa del capital y que, contradictoriamente, sigue implementando medidas que se asemejan a las utilizadas por gobiernos pasados. Por esta ruta en la política económica, las consecuencias las termina pagando ese pueblo de a pie, mientras los sectores corruptos y mezquinos que generan la crisis en ningún momento se ven afectados:

¿Hasta cuándo el gobierno va a seguir alimentando a la burguesía parasitaria que tanto denuncian? Pero, además, tienen años anunciando la importancia de activar el aparato productivo nacional, pasa el tiempo, y en lo concreto nada se ve. ¿Para cuándo van a dejar esa activación? ¿Esperarán a que la derecha tradicional de este país termine de tomar el poder para después estar hablando de lo que se tenía que hacer y no se hizo?

Sepan que no se justifican los errores. Chávez dejó trazado un rumbo y un cambio de orientación para el periodo presidencial 2012 – 2019 en su último Gabinete Ministerial que denominó de Nuevo Curso. Llamó y exigió un Golpe de Timón para no continuar “haciéndonos trampa nosotros mismos”: esta fue la síntesis de su última y más descarnada autocrítica para reorientarnos radicalmente contra la Lógica del Capital. Hacía allá debe apuntar este gobierno, hacia una política anticapitalista, para hacer revolución junto a la disposición de cambio del pueblo que vive de su trabajo, para aprovechar la renta petrolera como palanca para estimular al crecimiento de la industria nacional y con ello la productividad nacional, de lo contrario, seguiremos anclado a una economía de puertos, en el mismo escenario de improductividad, de dependencia a la importación y jugando el papel de pendejos: regalándole dólares a la burguesía y a la burocracia corrupta, las dos personificaciones del capitalismo venezolano que no se sacian de usufructuar delictivamente la renta petrolera.

El gobierno está haciendo lo opuesto a la orientación dejada por Chávez, sin consultar al Pueblo Trabajador que es la otra bisagra del proceso revolucionario y no habrá Sitme, ni SICAD I, ni SICAD II y SIMADI que lo salve de esta nueva transferencia de dólares a los sectores privilegiados de siempre.

¡Que la crisis la paguen quiénes la generaron, no el pueblo!

Por Ramón Álvarez / Aporrea

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend