Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡ROMPECABEZAS ARMADO! ¿A quién beneficiaría el asesinato de Nicolas Maduro?

Fue Dumas el que acuñó la frase: “cherchez la femme” (busquen a la mujer), que partía de la hipótesis de que el motivo del crimen siempre era una mujer. Luego se la ha usado para indicar por donde debe comenzar la investigación policial: a quién beneficia?.

En el magnicidio del Primer Vice-Presidente de la República, Juancho Gómez, su hermano el Presidente Juan Vicente Gómez, aplicó esta regla de investigación criminal. ¿A quién beneficiaba el crimen? Desde luego, al Segundo Vice-Presidente, que era su hijo José Vicente, que así ascendía a primero en la sucesión. Entonces el padre malicioso, convencido de detrás del hijo estaba la madre intrigante, cortó por lo sano: eliminó la Vicepresidencia y desterró al hijo a Francia, donde vivió hasta su muerte.

Nicolas-Maduro-con-Jorge-Arreaza-29M-800x533

Desde entonces no hubo Vice-Presidente con derecho a la sucesión. Ocurrió, sin embargo, que en 1948 se instaló un gobierno colegiado llamado Junta Militar de Gobierno. Lo presidía el coronel Carlos Delgado Chalbaud, que estaba acompañado por los oficiales del mismo grado: Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez, en la práctica primero y segundo vicepresidentes. Sucedió que a Delgado lo asesinaron, después de haberlo secuestrado, cuando estaba próximo a cumplir dos años en la presidencia. Todo el mundo le imputó el magnicidio a Pérez Jiménez, que era el beneficiario. Los hechos posteriores confirmaron la regla.

Por estos antecedentes los redactores de la Constitución de 1961 descartaron restablecer la Vice-presidencia de la República. Optaron por crear la incertidumbre sobre la sucesión con este mecanismo: se encargaba por treinta días el presidente del Congreso, que era electo cada año, hasta que el mismo Congreso elegía al sucesor, por lo cual ningún magnicida tenía asegurado el cargo de presidente.

Llegó al poder el difunto y, por su incultura política (demostró ser ignorante en historia de Venezuela), cayó en la trampa de restablecer la vice-presidencia. Creyó que, siendo de su libre nombramiento y remoción, lo podía sacar del juego antes de que le hiciera daño. Se ve que tampoco había leído las tragedias griegas ni a Shakespeare, en las cuales el magnicida es siempre el príncipe heredero, su amado hijo, que se le mete por los ojos al padre y lo ciega, mientras los complotados hacen el trabajo.

¿A quién benefició la muerte del difunto? Al príncipe heredero del padre amado. ¿Fue una muerte natural? Eso dicen los complotados. ¿Alguien ha visto la historia médica y el informe del facultativo junto con el acta de defunción? Nadie. ¿Quién puede tener interés en ocultarlos? Sólo un magnicida. Nadie más. ¿Es que hubo magnicidio? No lo sabemos, pero toda muerte sospechosa de un presidente huele a magnicidio.

Tiene año y medio el misterio de la muerte del difunto, a quien vimos por última vez el 08-12-12. Nunca más habló ni se apareció. Sin desvelarse este misterio, viene ahora el sucesor y denuncia que lo quieren matar. Suponiendo que sea cierto, quién puede tener interés en matar a Maduro? Si Maduro muere, Leopoldo López no asume la presidencia. Tampoco María Corina Machado. Ni Diego Arria. Ninguno de ellos. La historia y la literatura enseñan que, tratándose de magnicidio, el primer sospechoso es el vice-presidente Arreaza, que además está en el secreto de la muerte de su suegro. Y más sospechoso aún, se hizo de la vicepresidencia con el cuento de que lo había dispuesto el suegro, cuando posiblemente estaba ya muerto. Este cuento de Arreaza lo hace sospechoso a la enésima potencia, si agregamos que vive como presidente en la residencia presidencial, formando parte de la familia real cuyos miembros, sobre todo las mujeres, no esconden su ambición y su decisión de ejercer el poder por derecho hereditario.

Si matan a Maduro, quién lo sucedería? El vice Arreaza, que debe convocar a elecciones. Y quién sería, con su apoyo, el candidato natural del gobierno? Su mujer o su cuñada, herederas legítimas de su padre. Faltaría más que a Arreaza lo crecieran las agallas queriendo ser el sucesor. Lo liquidaría su familia por afinidad.

Pero para matar a Maduro los complotados necesitarían el consentimiento de los Castro, que son sus dueños. Sus anillos de seguridad son todos cubanos. Por este motivo habría que ir a Cuba a convencer a los Castro. Esto no lo pueden hacer Arria, María Corina y López, porque no tienen acceso a los Castro que, por el contrario, los aborrecen.

Entonces: cherchez la femme. Por aquí debe comenzar la investigación.

Jesús Petit Da Costa / Vía DT.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend