Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡VERGÜENZA MUNDIAL! Washington Post: Detergente y aceite se trafican como DROGAS en Venezuela

La situación actual de escasez de productos básicos no es un secreto… para los venezolanos, pero muchas veces esta realidad no llega a traspasar las fronteras y mucho menos a los hogares estadounidenses. Pero este viernes, el Washington Post, uno de los diarios nacionales más destacados y con mayor distribución, lleva a su misma portada una “carta desde Venezuela”, firmada por el corresponsal Nick Miroff, titulada “Detergent, cooking oil peddled like drugs” (Detergente, aceite de cocinar se trafican como drogas, en español) y donde se indica que pese a las prohibiciones del mandatario Nicolás Maduro existe una gran “boom” de ventas en las calles de manera informal.

El panorama que describe el periodista no tiene nada que ver con la idílica Venezuela que desde las instancias gubernamentales trató de venderse con la campaña turística de Cheverito: Miroff se traslada a Petare, uno de los barrios más pobres del área metropolitana de Caracas, donde se concentra gran parte de ventas callejeras, que queda definido gráficamente como un “anti-Target”, uno de los supermercados más comunes de Estados Unidos.

Colas-para-comprar--en-Venezuela

En una frase el periodista logra condensar la realidad que se vive cada día en esta zona: “No hay ninguna organización aquí”. El mercado ha sido hasta ahora “el lugar donde encontrar todos los productos escasos por los que los compradores deben hacer colas por horas en los supermercados, o simplemente no pueden encontrar”, como el papel higiénico, el desodorante o los tan necesarios pañales.

Sentimientos de culpa

El diario especifica que “el pasado mes el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció en televisión la prohibición en la calle de café, huevos, champú y otros 50 productos ´regulados´”. Pasado este tiempo, esta persecución se ha convertido en tema que puede ser de doble filo (“tricky”) para el Gobierno, ya que “en Petare, como en cualquier otro sitio […] puede alejar a los más pobres” del líder venezolano. “Maduro ya se maduró”, recoge un testimonio para referirse a cómo los menos favorecidos comienzan a mostrar distancias con el sucesor de Hugo Chávez.

“Tengo seis hijos y dos nietos […] Sólo trato de sobrevivir”. Son las palabras dolorosas de Maribel Nieble, una vendedora que está sufriendo los estragos de la escasez y que trata de ofrecer algunas mercancías de uso corriente. Pero su sentimiento es un ejemplo de la situación que vive el país: “Me siento como un traficante de drogas”.

El corresponsal no se olvida de hacer un recorrido por las medidas más controversiales impulsadas desde el Gobierno (como culpar de esta situación a la “guerra económica” de ciertos sectores que quieren “socavar la Venezuela socialista” así como la recogida de nombres e identificación, que tan duramente ha sido criticada por la oposición), especificar la situación de la inflación (“una de las más altas y que se sitúa en el 63%”) y recordar los efectos de la caída de los precios del petróleo.

Corrupción generalizada

Pero hay un elemento que el artículo destaca muy claramente y que define como algo habitual: la corrupción. “Para hacer las cosas aún peor, hay una endémica cultura de corrupción que retuerce aún más las pocas formas que quedan de la industria local y comercio legítimo”. Otro testimonio recogido en el texto no deja lugar a dudas: “Hasta que no se elimine la corrupción en la Guardia Nacional, nada podrá cambiar”.

Nada que no se sepa en Venezuela pero que es bueno recordar fuera de sus fronteras.

Fuente: Diario de las Américas

Lea más en Washington Post: versión inglés.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend