Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡DEBES LEERLO! Cincuenta sombras de Chávez, el sadismo chavista y una arruinada Venezuela

No leí la muy comentada trilogía de la novelista británica, E.L. James, cuyo primer título es Cincuenta sombras de Grey, pero acabo de ver la adaptación cinematográfica que hicieron de la primera de las novelas, y sí, no pude menos que pensar en Venezuela y el sadomasoquismo chavista.

(Abro un paréntesis: ¿Será por una compleja perversión psicológica que el chavismo y su adefesio: el socialismo del siglo XXI, no admiten razonamiento lógico que los defina?)

socialismo-chavismo-venezuela-3

Hugo Chávez, a su modo tropical y perverso, como el protagonista de la novela, Christian Grey, tenía cincuenta sombras (o quizás más) que lo arrastraban a torturar al país y sentir goce al hacerlo: devaluación, inflación, persecución política, desabastecimiento, humillación, sodomización, encarcelamiento, confiscación y un largo etcétera donde la sucesión del trono, entregado a su amado Nicolás, fue sin duda la peor y más culminante de las torturas.

Chávez implantó el sadismo como una estrafalaria forma de hacer política, por cierto, pareciera que a muchos opositores les encanta el masoquismo, son capaces hasta de reconocerle bondades al dictador. Pero esa es otra historia.

El sátrapa hasta su última alocución pública gozó mientras producía sufrimiento, con crueldad refinada, al venezolano. Lo supo hacer con tanto cinismo y frialdad calculada que aún hoy nos deja perplejos: “Mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”.

Qué latigazo, qué fuetazo, qué carajazo el que nos metió. Nos vació en la frente sus cincuenta sombras de perversión y más, nos vació su más penetrante oscuridad: Nicolás.

¡Qué sádico!

La tortura como placer

El chavismo es en sí mismo una tortura. Su estética, sus modos, su desaliño y su insensatez son agravios inagotables, cuerazos punzantes y cotidianos a nuestra conciencia.

Esta semana, para no irnos tan lejos, cuando el Alto Mando Militar (esa locademia de torombolos y verdugos) se mostró cantinflescamente en televisión ofreciendo su lealtad a un colombiano, mostrando su sumisión masoquista a los cubanos, gruñendo su idiotez sin ambages ni remilgos (sin vergüenza), alzando con puños izquierdos su flacidez moral, no sólo se torturó a la Constitución Nacional, se torturó lo poco que quedaba al sentido de lo patético entre las fuerzas armadas.

El gemido de placer final que se escuchó entre los aborrecibles generales que en ese tortuoso acto se dieron cita fue quizá el episodio más bochornoso y ridículo que hayamos presenciado jamás los venezolanos. No fue ni siquiera una tortura, fue una necrofilia, porque sin duda el generalato venezolano perdió su espíritu, está muerto.

Pavorosos y patéticos.

El amante de Hugo Chávez

Hace algún tiempo escribí el que ha sido probablemente el artículo de opinión más leído de la historia de Venezuela, lo intitulé El amante de Hugo Chávez.

Semejante a la trilogía de Grey – que no por muy leída, buena- su lectura ofrecía en cierta medida una aproximación psicológica, culturalmente correcta y progresista, a una de las incógnitas más escandalosas de este siglo: la inexplicable sucesión que hizo heredero a esa tortura intelectual que es Nicolás (sus liceos y sus liceas, sus millones y millonas, sus libros y libras, claro y sus pajaritos parlanchines).

La mía no fue una mera especulación o una llamarada de sarcasmo. Cuando el país se entere -porque se enterará – de quién me lo dijo, caerá desmayado en bloque.

Escribiré una novela que desentierre la oscura infidencia palaciega. No pretendo vender millones de libros, mi aspiración es menor, pero acaso más lacerante: pretendo despertar alguna conciencia que se desprenda del sadismo, pero sobre todo que deje el masoquismo.

La de Grey es una ficción cuyas sombras han hecho delirar a millones de mujeres en todo el mundo; la de Chávez es una realidad que ha hecho sufrir a millones de venezolanos. Ambas son experiencias sadomasoquistas.

¿Lograré que la gente lo entienda?

Escrito po: @tovarr

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend