Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡FRACASO SOCIALISTA! Más de 4600 industrias han cerrado en los últimos 10 años en Venezuela

Luego de cumplirse dos años de la muerte del expresidente Hugo Chávez, Jorge Roig, , el presidente de Fedecámaras, realizó una comparación de la gestión de este y su predecesor, Nicolás Maduro, y refirió que más allá de los estilos, se puede apreciar la profundización y continuación de un modelo, cuyo fundador, pensador y responsable es el fallecido líder.

Con motivo de su visita a Barquisimeto, previo a la celebración de la 71ª Asamblea Anual de Fedecámaras en la ciudad, el empresario realizó una visita al diario EL IMPULSO y expuso que “el presidente Maduro es heredero de lo que ocurre en el país. De seguir profundizando en el modelo obtendrá peores resultados… Mientras más avanza en este patrón de controles, represión, persecución y condena al empresario privado, más recrudece la situación”.

Industria-produccion-carro-vehiculos

A veinticuatro meses del fallecimiento de Chávez, comentó que “es una tristeza que el heredero esté pagando las responsabilidades”. Añadió que Maduro tampoco muestra interés en rectificar, reseñó El Impulso en su portal.

Sostuvo que Venezuela requiere de un cambio de modelo económico, como lo ha expuesto Fedecámaras por mucho tiempo. Pero, para hacer que esto ocurra, debe activarse el sector privado y no sólo culpar al gobierno de lo ocurrido.Sostenemos que se debe atacar el modelo económico, más allá del gobierno”.

Asimismo, comentó, que el actual modelo económico ha transformado a los empresarios en concesionarios, ya que actualmente dependen del gobierno para la asignación dólares, precio de venta y zona de despacho. A esto sumó que, de no cumplir el empresario privado con lo impuesto, le es retirada “la concesión”, perdiendo así la capacidad de inventiva y su independencia.

Tema cambiario

Sobre el exhorto que realizara el sector industrial al gobierno nacional de llamar a subastas, dijo que las cifras son alarmantes.

Sin embargo, celebró que el Ejecutivo nacional haya reconocido la fuerza del mercado, al referir que el precio del dólar se fija entre la oferta y la demanda. “Confían en la fuerza del mercado para fijar el precio, pero también debería haber confianza en ellos como oferentes. Esto es un motor, el cual, no anda sin gasolina”.

Asimismo, comentó que quien debe ofertar los dólares es el gobierno, porque de cada 100 ellos producen, a través del petróleo, 96. Advirtió que si el gobierno no da muestras claras y creíbles de llevar una importante cantidad de recursos al mercado, como garantía, no acudirá el sector privado como oferente y por tanto no funcionará.

“Cuando se inyecte una cantidad importante de recursos y se genere confianza, comenzará a bajar el precio del dólar, porque preferirán ir a un sistema legal”.

Añadió que la especulación puede tener sentido ascendente y descendente y que, cuando el dólar comience a bajar la persona tendrá la necesidad de vender este.

Sobre si aún resta algo de confianza en el sector productivo de Venezuela, en este tipo de propuestas cambiarias, señaló que existe el beneficio de la duda. “El gobierno tiene la responsabilidad de darle el valor real al dólar”.

Si bien refirió que es prematuro juzgar el Simadi, dijo que han recibido información de personas que han querido vender dólares en casa de cambio a cierta tasa y esto no se les ha permitido, como si existiera intervención por parte del gobierno, lo que genera dudas de si realmente esta propuesta es transparente.

Un millón de empleos perdidos

A juicio de Roig la situación del sector industrial es la más preocupante, ya que el primario (de producción y recursos minerales), guarda la posibilidad de que, si le brindan las semillas, por ejemplo, puede esperar al menos un año y levantar la cosecha. Sin embargo, recuperar la industria podría tomarse más tiempo. “En más costoso. En una industria, al perderse las máquinas y mano de obra preparada, es imposible retomar”.

Apuntó que según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), se han perdido 4.600 industrias en los últimos diez años, sobre un universo de 11.400 que existían al inicio del gobierno chavista.

Añadió que Venezuela es un país donde el 95% de las industrias son pequeñas y medianas, y un 96% de estas son empresas familiares, lo que representaría unas 4.300 familias afectadas, según estudios de Fedecámaras.

Asimismo Roig añadió que se han perdido 3.300 establecimientos empleadores. Si se calcula un promedio de tres empleados por cada comercio, serían más de un millón de empleos cerrados, formales además de privados. Recordó que en Venezuela es el sector privado el que promueve el empleo decente, según conceptos de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

¡No olvide dejar sus comentarios!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend