Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡FRACASO TRAS FRACASO! José Guerra: El Simadi así como el engendro Sitme “murió al nacer”

Desde el año 2003, en que se impuso el control cambiario en Venezuela se ha visto una creciente degradación de la economía, pues siempre ante medidas de control aparecerán las alternativas; en este caso, la aparición de un mercado paralelo en el cual las personas pueden acceder a las divisas que de otra forma no podrían adquirir de manera oficial.

El economista José Guerra, asegura para Noticiero Digital, que este fenómeno es parte de la “historia económica universal” con la diferencia de que el caso venezolano ha roto todos los records locales, regionales y mundiales.

Dolares-Bolivares-CENCOEX-SICAD-CADIVI-06122014-800x533

Con el lanzamiento del sistema marginal de divisas (Simadi) muchos propagandistas se aventuraron a decir que los días del invicto mercado negro de divisas estaban contados. Dos ensayos ha aplicado el gobierno intentando acabar con ese mercado y no ha podido. El primero fue el Sitme, engendro creado por Nelson Merentes en julio de 2010, de factura claramente cuestionada y que lo único que sirvió fue para enriquecer a unos pocos y generar una masiva salida de capital. Luego siguió el Sicad II, creación de Rafael Ramírez y del reincidente Nelson Merentes, supuestamente para “pulverizar al mercado negro”. El Sicad II no le aguantó un round al mercado paralelo. Ahora ensayan con el Simadi.

Para que el Simadi pueda funcionar debe haber algún tipo de correspondencia entre los flujos de demanda y de oferta. La demanda está constituida por todos aquellos quienes tienen saldos e ingresos en bolívares y desean transformarlos en divisas y la misma está representada por los ahorristas a los que la inflación está arruinando, las empresas que requieren importar a tasa de cambios preferencial y no les entregan dólares y empresas extranjeras con un caudal de moneda nacional en los bancos y que no encuentran qué hacer con tanta plata. Es decir, la demanda es casi infinita, acotada, obviamente por la liquidez existente. Se calcula en unos US$ 25 millones diarios, más de US$ 5.000 millones anuales.

La oferta hasta ahora provendría de las exportaciones no petroleras que en 2015, alcanzarían apenas a US$ 2.500 millones, las remesas familiares e ingresos de turistas extranjeros, con unos US$ 800 millones cuando mucho y los flujos de capital de empresas petroleras por nuevas inversiones. Claramente se trata de montos insignificantes ante una demanda potencial manifiestamente superior. Por tanto, alguien debe suplir el descalce entre la demanda y la oferta. Esa función la debe cumplir el BCV y no lo está haciendo y por tanto el dólar del mercado negro ha repuntado pronunciadamente, al actuar éste como una válvula de escape para satisfacer la demanda de dólares.

La tendencia del dólar negro es a seguir subiendo, debido a dos circunstancias. La primera es que el BCV no está liquidando dólares ni a la tasa oficial ni en su nuevo mercado marginal y la segunda es que es el mismo BCV quien está creando una enorme presión sobre el precio del dólar en vista de que la máquina de imprimir dinero lo está haciendo a un ritmo vertiginoso. El Simadi murió al nacer.

Con información de Noticiero Digital.

¡No olvide comentar!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top