Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡PURO SHOW! El circo de Maduro y los hermanos Castro con el Esequibo, por Gustavo Azócar

Nicolás Maduro cree que los venezolanos nacimos por la manga de la camisa. El ex chofer del Metro de Caracas quiere convencer al país nacional de que su gobierno va a reclamar con mano firme el territorio Esequibo que nos fue despojado en 1814 mediante la firma del Tratado Anglo-Holandés que concedió a Gran Bretaña las tierras adquiridas por los colonizadores holandeses en América del Sur.

Las exploraciones de la empresa Exxon Mobil y de otras transnacionales petroleras en aguas de la zona en reclamación, comenzaron oficialmente en 1999, pocos meses después de que Hugo Chávez asumiera la Presidencia de la República, pero es justo ahora, en 2015, es decir, 16 años después, a escasos 5 meses de las elecciones parlamentarias, cuando el gobierno revolucionario de Venezuela ha decidido “dar la batalla” por el Esequibo.

Nicolas Maduro con Raul Castro

Maduro ha emprendido una “batalla verbal” contra el actual Presidente de Guyana, David Granger, a quien acusa de ser un peón al servicio de la Exxon Mobil. Y ha solicitado el apoyo de todo el país para defender, supuestamente, los legítimos derechos que tiene Venezuela sobre el territorio Esequibo. Uno quisiera creer que la defensa que hace Maduro sobre los 160 mil kilómetros cuadrados que le fueron arrebatados a Venezuela mediante componendas de las grandes potencias es sincero, pero tengo la leve impresión de que estamos frente a un circo montado por los hermanos Castro, desde La Habanapara tratar de levantar la maltrecha popularidad del actual jefe de estado venezolano.

Es muy importante recordar que la “batalla” por la recuperación del territorio Esequibo la perdió el difunto ex presidente Hugo Chávez, durante una visita que hizo a Guyana el 20 de febrero de 2004 en la cual declaró: “El asunto del Esequibo será eliminado del marco de las relaciones sociales, políticas y económicas de los dos países”.

Chávez dijo ese día que “… Venezuela no se opondrá a que empresas extranjeras exploren yacimientos petroleros y gasíferos en el disputado territorio de Guyana (…) El Gobierno venezolano no será un obstáculo para cualquier proyecto a ser conducido en el Esequibo, y cuyo propósito sea beneficiar a los habitantes del área”

Con tales palabras, Chávez prácticamente le dijo a Guyana que podía hacer lo que le diera la gana con el territorio Esequibo. De hecho, a partir de ese momento, el gobierno guyanés reforzó sus proyectos y la entrega de concesiones a empresas transnacionales para que empezaran a buscar petróleo en la zona.

En el año 2005, el populista Hugo Chávez, tratando de buscar apoyo internacional para el Socialismo del Siglo XXI y reducir la presencia de EEUU en la región, lanzó a Guyana y a otros pequeños países vecinos un salvavidas económico: Petrocaribe. Pdvsa ofreció petróleo barato y en comodísimas condiciones de pago para todas las naciones caribeñas. En el caso concreto de Guyana, no solamente le vendimos el crudo a precio de gallina flaca, sino que además, le permitimos que  los suministros de petróleo fueran pagados con arroz de producción local.

Los guyaneses estaban tan felices y contentos con el gobierno de Chávez, que el 29 de septiembre de 2011, el diario guyanés Kaieteur News Online publicó un editorial titulado ¡Hugo Chávez ha sido bueno con Guyana! en el que decía textualmente: “el gobierno de Chávez dio paso a una nueva era de relaciones entre Venezuela y Guyana. El gobierno venezolano no ha sido agresivo con Guyana, por el contrario, ha sido un socio amigable en el desarrollo de las relaciones hemisféricas”.

El periódico guyanés dijo que “el gobierno de Hugo Chávez ha adoptado la posición de que no se opondría al desarrollo en la región impugnada del Esequibo. Como tal, Guyana puede asumir que es libre para dedicarse a proyectos que pueden traer beneficios para el pueblo de Guyana. Esto demuestra el compromiso del gobierno de Venezuela para el desarrollo humano y demuestra los importantes avances que se han hecho en las relaciones entre Guyana y Venezuela”.

La posición adoptada por Hugo Chávez entre 2004 y 2012, fue reforzada por Nicolás Maduro en agosto de 2013, durante una visita a Georgetown. En esa ocasión, Maduro habló sobre el Acuerdo de Ginebra, que permitió reactivar en 1966 la reclamación venezolana, y dijo que ese “fue acuerdo entre el viejo imperio británico y un viejo gobierno de Acción Democrática en Venezuela (…) fueron los años en que en Venezuela empezó una campaña dentro de la Fuerza Armada venezolana, dentro de los medios de comunicación hacia la población, de odio, de acoso, de preparación psicológica, a través del desprecio, el racismo, para invadir Guyana”.

Las declaraciones de Maduro fueron muy bien recibidas en Guyana. El periódico guyanés Stabroek News dijo que “el Presidente Maduro ha enviado una señal definitiva de que él tiene la intención de abrazar la política exterior de su predecesor, Hugo Chávez, de llegar al resto del Caribe y América Latina. Mantener el acuerdo de PetroCaribe es sin duda el corazón de esa política”.

Nicolás Maduro, el hijo putativo de Chávez, y el manso cordero que obedece ciegamente las órdenes que le dan desde La Habana, no puede pelearse con Guyana a menos que Fidel y Raúl así se lo indiquen. La politóloga y experta en derecho internacional María Teresa Belandria dijo en 2013 al diario El Universal,  que “desde que se produjo el cambio ideológico de Chávez y se acepta el tutelaje de Cuba, La Habana ha influido de manera determinante en el abandono de la reclamación y en su silencio, porque Cuba se ha opuesto históricamente a la reclamación de Venezuela contra Guyana”.

El ex representante del Ministerio de la Defensa ante el Consejo Nacional de Fronteras, general de brigada (r) Oscar José Márquez, también dijo a El Universal, en 2013, que “en las Naciones Unidas, Cuba se opuso a la reclamación territorial y firmó un pacto secreto con Guyana. Se refiere al sellado el martes 13 de enero de 1981 mediante una declaración conjunta entre los cancilleres de Cuba y Guyana, Isidro Malmierca y Rashleigh Jackson, donde se señaló que Cuba le reconoce a Guyana la totalidad territorial, incluyendo la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación”.

La prueba irrebatible de que los cubanos están con Guyana la vimos el pasado 27 de mayo de 2015. Ese día, el Vicepresidente del Consejo de Ministros de la República de Cuba, Ulises Rosales del Toro, encabezó  la delegación cubana que participó en la ceremonia inaugural del recién electo gobierno de la República Cooperativa de Guyana, presidido por el Brigadier David Arthur Granger, a quien Nicolás Maduro acaba de acusar de ser un peón al servicio de Exxon Mobil.

Para quienes no lo saben, en Guyana hay dese hace 20 años una Brigada Médica Cubana, que opera en la sede de la Misión Diplomática de Cuba, la cual hace el mismo trabajo que los supuestos médicos cubanos hacen con la Misión Barrio Adentro en Venezuela.

En conclusión: no creo en el supuesto enfrentamiento de Maduro con Guyana. No creo que Maduro esté realmente preocupado por reclamar el territorio Esequibo. Estoy convencido, de que todo es una farsa, un montaje, un circo, una treta ideada en La Habana para tratar de aumentar la popularidad de Maduro de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Lo único que falta es que Maduro se monte en una fragata y se vaya a navegar en las aguas en disputa o que hagan algo contra las instalaciones de la Exxon Mobil en la zona en reclamación. Cuando se trata de hacer campaña y de buscar votos, estos tipos son capaces de cualquier cosa.

Escrito por: Gustavo Azócar Alcalá / Publicado en El Venezolano News.

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend