Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡SOCIALISMO MISERABLE! Solo hay pellejo, vísceras y patas de pollo en las carnicerías del país

Desaparece la carne de bovino. Diversas carnicerías de Caracas se muestran dispuestas a cerrar sus puertas, y solo ofrecen patas de pollo y vísceras de ganado, en protesta por la medida del gobierno que las obliga a vender la carne por debajo de su costo.

“Fue una medida injusta y arbitraria”, dijo Antonio Correia, presidente de la Asociación de Abastos y Carnicerías de Caracas, en conversación que sostuvo con Notimex, reseña El Economista.

carne-pollo-carniceria-escasez

Correia destacó que la toma de las carnicerías por funcionarios del gobierno y efectivos policiales, les ocasionó pérdidas millonarias, ya que fueron obligados a vender toda la carne que tenían en las cavas a precios regulados.

“Ni siquiera tomaron en cuenta nuestra argumentación en el sentido de que compramos la carne en canal a un precio mucho más elevado que el fijado o regulado por el gobierno, y arbitrariamente abrieron las puertas al público para que se llevaran el producto”.

Refirió que los obligaron a vender carne hasta las tres de la madrugada, mientras que el gentío que se agolpo a las puertas de los negocios amenazaba con saqueos y ruptura de las cavas.

Aclaró que ellos compran la carne de primera en 300 bolívares por kilogramo, y que no pueden venderla en 180 bolívares como lo establece la regulación. “Nos produce pérdidas y no estamos dispuestos a trabajar para perder”, lamentó.

“Nosotros pedimos infinidad de veces que se nos hiciera un estudio de costos para que en base a ello se estableciera una nueva regulación para la carne, pero no se nos hizo caso”, denunció el dirigente gremial.

Correia advirtió que el cerdo y el pollo también están regulados por debajo de su costo, y adelantó que por esta razón, solo venderán vísceras, patas de pollo y huesos blancos, “hasta tanto no se ordene una revisión de precios”.

Resaltó que si el gobierno lo que pretende es quebrarlos, ya está logrando su propósito, pues 20 carnicerías de Caracas cerraron sus puertas y otras cambiaron de ramo.

“Si el gobierno quiere que vendamos a precios regulados que nos venda a nosotros la carne que expende Mercal y que traen importada de otros países, de lo contrario los caraqueños no comerán ni carne ni pollo”, indicó.

En Maracaibo se repite la situación

En las carnicerías de mercados de Las Pulgas y Playitas bajó la exhibición de la carne de res. Los precios fijados por el Ejecutivo chocaron con los impuestos en mataderos y centros de distribución. Ante el escenario, los carniceros están prudentes con las compras y a la espera de acuerdos con la Gobernación del Zulia para los precios de venta, publica el diario La Verdad.

Mientras, hay vendedores que no aguantan la caída de los ingresos y expenden en las mesas cabezas de cerdo y trastes de vaca. Con cuchillos filosos cortan las cabezas de cerdo y sacan carnes fileteadas. El kilo de cochino pasó de costar 160 bolívares a 250.

Ramón Molero, vocero de la Asociación de Carniceros del Mercado Las Pulgas, explica que reaparecen los trastes. Rabo, hígado, corazón, panza y lengua se comercializan entre mayoristas y carniceros hasta a mil 800 bolívares, precio que aumentó en las últimas semanas por la escasez de carne. Sospecha que al igual que la importada, los kilos de novillo beneficiado se desvían a restaurantes y ventas de parrilla por los tentáculos de “la especulación de intermediarios”.

Invoca una asistencia del Gobierno regional “para buscar una solución y poder trabajar”. El anuncio de llegada de carne importada para la colocación en redes públicas y privadas parece no tocar a los mercados populares y municipales.

Robert Rojas, carnicero de Las Playitas, acusa que “en los mataderos no hay reses”. Los efectos sacuden las finanzas de los comercios. La semana pasada “se consiguió una poquita; fue para tres carnicerías de 22 que hay en el mercado”. Ningún mayorista se quiere “arriesgar, no van a traer carne a precios caros y que llegue la Guardia (Nacional) y se las quite”.

Julio Arrieta, carnicero, destaca los costos de producción y la diferencia entre los precios de comercialización y las regulaciones fijadas por la Superintendencia de Precios. Pide adecuar la resolución para normalizar un margen de ganancia de 13 por ciento por res al sector de carniceros y evitar las sanciones de la SUNDDE. “Las fiscalizaciones pararon en Semana Santa, pero ya comenzaron. El lunes cerraron una carnicería en El Varillal”.

¡No olvide dejar sus comentarios!

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend