Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡EL DÓLAR PARALELO NO CONSIGUE TECHO! ¿Hasta dónde puede llegar? por Víctor Salmerón

El dólar ha iniciado una veloz escalada en el mercado paralelo. En las últimas cuatro semanas registró un salto desde 100 hasta 153 bolívares que impactará el precio de una amplia gama de productos y servicios, porque un segmento importante de la economía lo utiliza para calcular los costos de reposición.

Un estudio elaborado por Ecoanalítica determina que un tercio de las categorías en las que el Banco Central de Venezuela divide los bienes y servicios que utiliza para calcular la inflación tienen precios altamente correlacionados con el dólar paralelo. Concretamente bebidas alcohólicas, restaurantes y hoteles, esparcimiento y cultura, vestido y calzado, alquiler de viviendas y equipamiento del hogar, así lo reseñó Prodavinci.

Cortesía de El Fortín Veraz. @javailustra

Cortesía de El Fortín Veraz. @javailustra

Se trata de sectores que reciben pocas divisas por los canales oficiales y, como en la mayoría de los casos no están sujetos a controles de precios, fijan sus costos de acuerdo al comportamiento del dólar paralelo.

El brinco de 43% que experimentó el dólar en el mercado no oficial necesitó que hubiese más bolívares capaces de adquirir las divisas a este precio. Y las cifras oficiales registran que la principal fuente de billetes provino del financiamiento que el Banco Central de Venezuela le hace a las empresas públicas, en especial a PDVSA.

A fin de que la principal empresa del país supere problemas de caja, el BCV imprime bolívares que carecen de respaldo para comprarle bonos. Cuando PDVSA tiene los recursos, los utiliza para cubrir compromisos como construcción de viviendas y pago a proveedores.

Luego, cuando estos bolívares ingresan a la economía, una porción se dirige a la compra de dólares en el mercado paralelo o aumenta la presión inflacionaria, porque se trata de más billetes detrás de la misma cantidad de productos.

Las estadísticas oficiales desnudan que, entre el 17 de octubre y el 21 de noviembre, el financiamiento del BCV a PDVSA aumentó 14% y se elevó desde 562,8 millardos hasta 643,2 millardos. Muy probablemente esta inyección de billetes fue necesaria para que el Gobierno cumpliera con el pago de obligaciones como los aguinaldos a trabajadores públicos y pensionados.

Piso y techo. ¿El ascenso del paralelo es indetenible? Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, señala que “la causa estructural del aumento es un déficit fiscal que este año calculamos en 19% del PIB y que en 40% se está cubriendo con la emisión de dinero artificial. Esto quiere decir que para corregir el problema se requiere disciplina fiscal, algo que no luce políticamente viable en un año electoral como 2015”.

Ecoanalítica construyó un modelo para proyectar la tendencia del dólar paralelo. Básicamente establece tres escenarios para el comportamiento del billete verde, de acuerdo con la incidencia que puede tener el tipo de cambio en el déficit del Gobierno.

El primer escenario contempla que se mantiene el tipo de cambio de 6,30 bolívares y las tasas actuales para el Sicad I y Sicad II. “En este caso difícilmente el dólar paralelo estará por debajo de 170 bolívares en diciembre de 2015”, dice Asdrúbal Oliveros.

Si se elimina el tipo de cambio a 6,30 bolívares y el déficit del Gobierno disminuye, porque obtiene más bolívares vendiendo divisas a un precio superior, el piso para el paralelo es de 132 bolívares.

Finalmente, si el Gobierno unifica el tipo de cambio en 25 bolívares por dólar, el piso para el dólar paralelo en 2015 sería de 150 bolívares.

El equilibrio. Distintos bancos de inversión y firmas especializadas coinciden en que el próximo año el tipo de cambio real (es decir: el valor que debería tener el dólar para que no sea más barato importar que producir en Venezuela) estará en torno a 35 bolívares.

¿Qué debe hacerse para que el paralelo caiga a este nivel?

Asdrúbal Oliveros indica que “el tipo de cambio real mide competitividad, pero no mide expectativas. Lo que dice la teoría es que si haces las reformas para ordenar el tema fiscal, monetario y de precios, el tipo de cambio paralelo debería converger con el tipo de cambio real”.

Aún si el Gobierno no llevara a cabo todas las reformas requeridas, podría lograr un descenso importante del dólar paralelo si legaliza este mercado y eleva la oferta, permitiendo además que PDVSA venda divisas o alimentándolo con bonos como hizo hasta 2010.

Sin mercado. Hasta hace cuatro años el mercado paralelo era conocido bajo el nombre de permuta y las casas de bolsa realizaban las operaciones. Empresas y particulares compraban un bono en bolívares, posteriormente lo canjeaban por un bono en dólares y vendían el papel en el exterior para obtener divisas a un precio superior al tipo de cambio oficial.

El 18 de mayo de 2010 Jorge Giordani, ministro de Finanzas en ese entonces, acusó a las casas de bolsa de especular a través de las permutas, creando “un mecanismo artificial para fijar una tasa de cambio”. Posteriormente prohibió a las casas de bolsa transar bonos en divisas y declaró ilegal el mercado.

El resultado es que actualmente no existe cómo calcular un precio para el dólar paralelo de una manera adecuada. Y como no hay un mercado, páginas web utilizan la pequeña muestra que representan operaciones en la frontera para marcar la cotización que todo el país toma como referencia.

Tras evaluar todas las distorsiones presentes Asdrúbal Oliveros es categórico: “No veo ningún elemento para pensar que el dólar paralelo pueda caer”.

Por Víctor Salmerón / Prodavinci

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top