Descarga nuestras aplicaciones para Android o iOS (iPhone/iPad).

¡SE ACABA EL CIRCO ROJO! A Nicolás Maduro le crecieron los enanos y se le alzaron los rojos

¿Qué es lo peor que le puede pasar a un circo? Eso: que ya sus atracciones no sean tales, que se afeite la barbuda, se escapen los leones y le crezcan los liliputienses. Este año parece que el Mandatario no pegó una. Se le agitaron algunos de los “duros” rojos, aquellos del originario grupo Garibaldi; hizo aguas la política económica, y hasta el buen vecino Brasil, amigos de otras copas, le reviró. “Yo no olvido al año viejo”, es una canción que cantará este diciembre. Pero por otras razones…se alzaron los rojos.

Nicolas-Maduro-Gobierno

Se le alzaron los rojos

Con la salida de Jorge Giordani del ministerio de Planificación se soltaron los demonios internos del chavismo. El 18 de junio, inmediatamente después de dejar el Gabinete, este personaje que acompañó a Hugo Chávez desde antes de su llegada al poder hasta el final de sus días, divulgó una carta en la que dejaba al descubierto las limitaciones del heredero del “comandante” para conducir al país.

El documento, titulado “Testimonio y responsabilidad ante la historia”, mostró sin inhibiciones las grandes deficiencias que presentaba el Gobierno en materia de economía al intentar mantener un ritmo de gasto superior al de los ingresos que se recibía. Denunció prácticas irregulares y dejó claro su desacuerdo.

Una de las frases más contundentes fue: “Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes los solicitaban sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista que le dé consistencia a las actividades solicitantes”.

Días después, al reclamo de Giordani, se sumaron los ex ministros Héctor Navarro (Educación y Electricidad) y Ana Elisa Osorio (Salud). Esto generó una cascada de quejas y reproches al “estilo” de gobernar de Maduro que arrastraron a una serie de articulistas del portal pro-oficialista Aporrea, y que llevaron a la suspensión de Navarro y su pase a Tribunal Disciplinario del PSUV.

Colectivos alebrestados y pidiendo cabezas

Después de defender la revolución de Hugo Chávez durante 15 años con sus armas y vidas, a principios de noviembre más de 260 colectivos rechazaron públicamente las políticas gubernamentales de Nicolás Maduro y exigieron ser incluidos en una mesa de diálogo para debatir sobre la “crisis institucional” que vive el país y garantizar así la gobernabilidad.

El grupo de colectivos liderados por el Frente 5 de Marzo emitió un comunicado en el que rechazan la corrupción en las filas rojas, los abusos de poder, el nepotismo, la situación económica del país, la impunidad y el uso de los medios de comunicación como instrumento propagandístico del gobierno, entre otras prácticas que encuentran inapropiadas en la actual administración.

El reclamo llegó a raíz de una violación de derechos humanos de la que fueron víctimas 5 integrantes de esa organización: una presunta ejecución extrajudicial perpetrada por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas en el Centro Manfredir, en Quinta Crespo, el pasado 7 de octubre.

Aunque algunos colectivos que hacen vida en el 23 de Enero no se sumaron al comunicado, versiones extraoficiales señalan que en varios de estos grupos también hay descontento. Por esa razón desde esa parroquia del oeste de Caracas no bajaron a proteger los intereses del Ejecutivo durante las protestas del 12F.

Colombia patalea

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que había tenido una política tolerante con las acciones, de a ratos extravagantes, del gobierno de Nicolás Maduro finalmente reaccionó. Esta semana –por petición de Colombia- se realizó una reunión de los cancilleres de ambos países (María Ángela Holguín y Rafael Ramírez) para tratar algunos temas que vienen haciendo ruido en la relación bilateral.

El cierre nocturno de la frontera (desde el 11 de septiembre) ordenado por Maduro como medida para combatir el contrabando, y los continuos señalamientos a Colombia sobre cualquier padecimiento que aqueje a los venezolanos, fueron el detonante. Centenares de ciudadanos colombianos que tradicionalmente venían a territorio venezolano a hacer sus compras han sido detenidos y deportados a su país, acusados de presunto contrabando de productos regulados y gasolina.

A pocas horas del asesinato del diputado Robert Serra (1ro de octubre de 2014), el presidente Maduro atribuyó el crimen a paramilitares colombianos liderados por el ex presidente Álvaro Uribe. En varias alocuciones insistió en que el homicidio había sido planificado desde el vecino país por irregulares de esa nación y que los autores materiales también eran neogranadinos.

Sin embargo, el 12 de noviembre el embajador de Colombia en Venezuela, Luis Eladio Pérez, le salió al paso a la tesis del paramilitarismo y dijo: “Ese asesinato lo cometieron sus propios escoltas, no se sabe el móvil del hecho, pero entre los escoltas aparece el ciudadano llamado alias “El Colombia” ciudadano venezolano de padres colombianos”.

Otro evento que parece haber desbordado la paciencia de las autoridades colombianas fue el accidente de tránsito que dejó una persona muerta en Bogotá (1ro de noviembre) y que involucró un vehículo diplomático venezolano conducido por una persona en estado ebriedad.

La única aparente reacción desde Colombia fue la suspensión de las visas de Mercosur a los ciudadanos venezolanos.

La economía, mijito…

Estrenando el año, Nicolás Maduro prometió mantener el dólar a 6,30 durante todo el año y que se fortalecería el Sicad: “Venezuela tiene recursos y divisas suficientes para mantener la fortaleza del 6,30, mantener los sistemas complementarios y abatir el dólar paralelo”.

Pero hoy en día hay tres tipos de cambio, sumados a una divisa paralela que en diciembre se ubica sobre los 150 bolívares por dólar. Una inflación anualizada hasta agosto de 2014 ubicada en 63,4%, según datos del Banco Central de Venezuela (BCV) y que podría alcanzar las temidas tres cifras al final de este año, de acuerdo con pronósticos de especialistas. Del índice de escasez se tuvo las últimas noticias oficiales en abril de 2014, cuando se ubicó en 21,3%; Fedecámaras, por su parte, aseguró que en octubre este indicador alcanzó 65%. Un latente incremento del precio de la gasolina y una efectiva caída global en los precios del petróleo –preocupante para una economía prácticamente monoproductiva- conforman un panorama poco alentador para el país.

Los representantes del gobierno y del mismo BCV aseguran ser víctimas de una “guerra económica”. Falta de políticas económicas adecuadas para impulsar la economía a partir del trabajo conjunto de los sectores público y privado, replican los expertos. El 18 de noviembre el presidente Nicolás Maduro firmó, en el marco de una Ley Habilitante, la reforma y creación de 28 leyes que procurarán “hacer frente a la corrupción y a la guerra económica”. La modificación de la Ley de Precios Justos, la Ley del Impuesto sobre la Renta y del Código Orgánico Tributario podría sugerir un nuevo golpe al bolsillo de los venezolanos.

Los sindicatos le dieron la espalda

El “presidente obrero” pidió un “pacto de sangre por el futuro de la patria” a los trabajadores públicos durante el primer Congreso de la Clase Obrera (17/11/14). ¿La respuesta? Se levantaron, le dieron la espalda y se retiraron en pleno mitin, transmitido en cadena nacional de radio y televisión, desatando así la cólera del primer mandatario nacional. “Entonces ¿qué pasa, pues? ¿Dónde está la disciplina? ¿O es que ustedes me van a exigir a mí que le eche bolas todos los días y ustedes se van a parar en una asamblea?”, preguntó Maduro.

Pero, este incidente es solo una muestra del conflicto que los sindicatos de algunas empresas u organismos estatales han mantenido con su patrón en este último año. Las protestas de los trabajadores de las empresas básicas en Guayana, estado Bolívar, para evitar la firma de contratos colectivos que consideran injustos han sido emblemáticas. Los profesores universitarios, por medio de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), también han dado la batalla al gobierno por reivindicaciones laborales. Trabajadores de organismos públicos como el Instituto Postal Telegráfico de Venezuela (Ipostel) y el Instituto Nacional de Estadística (INE) han aumentado el contador de protestas de la “clase obrera” en contra del Ejecutivo.

Caída de precios del petróleo

Pdvsa, acostumbrada a vender a precios alrededor de los 100$ por barril en los últimos años, parece continuar en negación frente al evidente desplome de precios del petróleo. De hecho, el 16 de octubre de 2014 el presidente Nicolás Maduro descartó que la caída de los precios del crudo afectara la economía venezolana:

“Nosotros tenemos planes para cualquier escenario. Un gobierno revolucionario con poder económico como el que yo presido tiene planes para pasar cualquier situación así tiren los precios de petróleo a donde los tiren (…) Y garantizar las divisas que necesita el país para el funcionamiento de la economía”, declaró en un consejo de ministros transmitido por VTV.

En cambio, las naciones exportadoras se están preparando para “recortes presupuestarios potencialmente devastadores”, según sostiene una nota de AP.

El 17 de noviembre, el canciller Rafael Ramírez, se reunió con el ministro de energía ruso, Alexander Novak, como parte de su gira “para frenar la caída de los precios del petróleo”. El recorrido incluyó la visita a varios países de la Opep: Argelia, Catar e Irán.

Ramón Espinasa, especialista líder en Petróleo y Gas de la División de Energía del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, declaró que la subida en la producción de crudo en EEUU ha hecho inevitable la caída de los precios, y aseguró que nada de lo que haga el Gobierno de Venezuela va a cambiar esta situación.

El gobierno de Maduro ha basado sus cálculos con un precio del barril a 60$, aún en épocas en las que se vendía a más de 100$ por barril. Eso ha generado un excedente que se utiliza como una especie de caja chica ¿De dónde sacará ahora el Gobierno de Maduro el dinero que antes le sobraba?

Caída de popularidad. Elecciones legislativas perdidas

Lo que jamás le faltó a Hugo Chávez, es ahora uno de los fantasmas de Maduro: la popularidad. Hasta 2013 el chavismo se sostuvo principalmente sobre la personalidad de un líder carismático, pero con la llegada de Maduro al poder esa base se hizo inestable. Los resultados de Datanálisis publicados en noviembre, revelaron que el Presidente se encuentra en su nivel más bajo de popularidad con casi 70% de desaprobación.

Las primeras alarmas saltaron cuando Datanálisis e Hinterlaces publicaron sondeos correspondientes a agosto de 2014, los cuales revelaron que el Gobierno se encontraba en su peor momento, y desde entonces no ha levantado cabeza.

Datanálisis indicó que 83,1% de los consultados tenía una percepción negativa de la situación del país y, por primera vez, le echaban la culpa a una persona: 40,6% de los entrevistados señaló a Nicolás Maduro, 12% a sus ministros y 0,8% a su partido.

Hinterlaces admitió que el apoyo a la gestión del Presidente perdió 18 puntos porcentuales de enero a agosto. El director de esa encuestadora, Óscar Schémel, interpretó los resultados así: “Al Gobierno de Maduro se le acabó el tiempo. Estamos en el umbral de la desesperanza”.

La pesadilla de Maduro no acaba allí, el desplome de su popularidad ha tenido repercusión positiva en la oposición. La encuesta de Datanálisis de octubre reveló que Leopoldo López cuenta con una evaluación positiva de 45,6, mientras que Henrique Capriles tuvo 42,1%. En esa valoración positiva Maduro obtuvo 30,2%, eso es 25 puntos menos de lo que tenía cuando asumió la presidencia.

Frente a este panorama podría presumirse que la oposición tiene ventaja en las elecciones legislativas de 2015. Según el IVAD (octubre 2014) la oposición representa 52,5% de los ciudadanos, mientras que el bloque chavista congrega a 33% de los electores.

Eugenio Martínez, periodista de la fuente electoral, sostiene que las encuestas en este momento dicen que la unidad puede ganar los comicios. Sin embargo, en el escenario en que la oposición acuda dividida a las parlamentarias difícilmente obtendrá la victoria.

Agrega que para muchos analistas no existe inconveniente con esta división, “porque al sumar la votación de los dos grupos opositores se supera ampliamente al chavismo”.

Brasil y la Nanny

Yaneth Anza, trabajadora doméstica del ministro para las Comunas, Elías Jaua, fue detenida a finales de octubre en el aeropuerto de Sao Paulo bajo el cargo de tráfico internacional de armas. Anza viajó en un avión de la empresa estatal Petróleos de Venezuela portando un maletín con un revólver y varios documentos de carácter político-partidista en su interior. Jaua asumió toda la responsabilidad en el incidente y explicó, en un impreciso comunicado, que viajó a Brasil “por cuestiones de trabajo”. En adelante, el descontento de Brasil fue notorio.

Uno de los “trabajos” que el ministro venezolano desarrolló en el país vecino -sin hacer la tradicional notificación diplomática- fue la firma de acuerdos con el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil. El canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, manifestó su descontento y aseguró que “lo ocurrido podría ser visto e interpretado como una injerencia en los asuntos internos”.

Días después, el Ministerio Público Federal (Fiscalía) del país pidió explicaciones a Venezuela por la supuesta participación de 26 menores de edad brasileños en las brigadas de comunicación de Venezuela y dio diez días a la Cancillería de Brasil para informar sobre las condiciones de los jóvenes enviados a Venezuela y explicar si estos están participando en actividades de adoctrinamiento. Este plazo vence el 27 de noviembre.

La tortura china

Las relaciones comerciales entre China y Venezuela conocieron su esplendor durante el gobierno de Hugo Chávez. Después de la primera visita oficial del ex mandatario a China en octubre de 1999, comenzó un periodo de intercambio entre ambas naciones nunca antes registrado, que se materializó especialmente a través del Fondo Chino Venezolano, un mecanismo creado en 2001 para financiar proyectos de infraestructura, vivienda, transporte, energía y comercio.

Desde 1999 hasta la fecha, Venezuela y China han firmado 400 acuerdos que se traducen en créditos por el orden de 45 mil millones de dólares a través del Fondo Chino y que Venezuela paga con el envío de petróleo y otros combustibles.

Cuando Chávez firmó la creación del Fondo Chino en 2001, afirmó que esa asociación estratégica era vital para el desarrollo e independencia del país. Pero 13 años después, Venezuela es más dependiente que nunca: el monto de la deuda con China casi dobla al total de las reservas internacionales, que se ubican en 23.400 millones de dólares al 19 de noviembre de 2014, de acuerdo al BCV.

Incluso, para aumentar las reservas (que en la primera semana de noviembre de 2014 se encontraban en 19.446 millones de dólares, el nivel más bajo desde 2003),  el gobierno recientemente traspasó $4 mil millones del Fondo Chino al fondo de reservas. Una operación inédita que implicó por primera vez la transferencia de recursos para fines diferentes a los originalmente destinados a proyectos de infraestructura y desarrollo económico.  Aparte, la mitad de los 640 mil barriles de petróleo diarios que Venezuela envía a China se dedican a pagar la deuda con el gigante asiático. Una deuda milenaria.

El tira y encoge de Citgo

El Gobierno anunció en julio de este año la posibilidad de vender Citgo, filial en Estados Unidos de la estatal Pdvsa y el activo más grande de la petrolera venezolana fuera de sus fronteras con un valor estimado en $10 millardos. Citgo opera tres grandes refinerías especializadas en el procesamiento de crudo pesado proveniente de Venezuela. El entonces ministro de Energía y Petróleo, y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, adelantó en septiembre que Venezuela vendería Citgo cuando exista una “propuesta conveniente”.

El presidente Nicolás Maduro descartó en septiembre, durante una visita a Nueva York, la venta de la compañía y aseguró que entre los planes del gobierno está “fortalecerla más”. La firma de análisis económico Eurasia aseguró que Venezuela buscaba vías para obtener liquidez, dado el déficit causado tras la caída de los precios del petróleo. Sin embargo, RunRun.es tuvo acceso un contrato entre el Gobierno y la firma de inversión francesa Lazar Ltd. que indica que la venta sigue en pie. El acuerdo contempla que la firma Lazard recibiría jugosos honorarios en miles de dólares mensualmente mientras busca compradores. Además, los franceses recibirían una gustosa comisión de varias docenas de millones de dólares en función del precio de la negociación.

Por Nelson Bocaranda / Runrunes

¿Te ha interesado este artículo? Mantente informado con el mejor resumen de noticias de Venezuela directo desde tu teléfono celular descargando nuestras App Móviles para Android o iOS (iPhone/iPad).


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR


Cargando...


¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top

Send this to friend